AFP. Hace 5 días
La televisión rusa divulgó un video en el cual se aprecia el acarreo de un misil balístico intercontinental Sarmat.
La televisión rusa divulgó un video en el cual se aprecia el acarreo de un misil balístico intercontinental Sarmat.

Londres. Los gastos militares mundiales tuvieron en el 2019 su mayor alza en diez años, en medio de crecientes rivalidades entre grandes potencias y lo que el jefe de Estado alemán calificó como “dinámica destructiva” en el plano planetario.

El aumento anual alcanzó el 4%, según el informe anual del instituto británico IISS difundido antes del inicio de la Conferencia sobre Seguridad de Múnich, Alemania.

Al abrir este gran encuentro anual internacional sobre cuestiones de defensa, el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, trazó un panorama sombrío.

"Años tras año, nos alejamos del objetivo de una cooperación internacional tendiente a crear un mundo pacífico", lamentó Steinmeier. "La idea de una competencia de las grandes potencias impregna la realidad en todo el planeta", agregó.

Los gastos militares “aumentaron con la salida de las economías de la crisis financiera (del 2008) y una mayor percepción de amenazas”, señaló el director general del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS, según sus siglas en inglés), John Chipman.

La muerte del tratado sobre las fuerzas nucleares de mediano alcance (500 a 5.500 km) en 2019 y la posible extinción del tratado Nuevo START sobre armamentos nucleares intercontinentales en el 2021 cambia el orden internacional post-Guerra Fría.

El ascenso de China y las crisis regionales, desde Ucrania hasta Libia, también tienen un impacto, según el informe.

Además, las nuevas armas desarrolladas por China y Rusia -misiles supersónicos, submarinos sin tripulación- presentadas como "invulnerables", suman presión a la carrera armamentística, agregó.

Los gastos militares estadounidense aumentaron por sí solos en $53.400 millones el año pasado, es decir el equivalente al sétimo presupuesto mundial de defensa, detrás de Arabia Saudí (3.º), Rusia (4º), India (5.º), Reino Unido (6.º), y delante de Francia (8.º), Japón (9.º) y Alemania (10.º).

Europeos recelan de Rusia

“En Europa, la inquietud por Rusia continúa alimentado el crecimiento de los gastos con un alza de 4,2% con respecto al 2018”, afirmó Chipman. Los presupuestos militares europeos han recuperado así su nivel del 2008 en términos reales.

El crecimiento masivo y acelerado de las capacidades militares chinas -misil balístico intercontinental DF-41 capaz de alcanzar cualquier punto de Estados Unidos, avión de combate J-20A, drones, etc...- es una gran fuente de preocupación tanto para Washington como para sus socios en la región de Asia Pacífico.

Como Rusia, China se ha lanzado también al desarrollo de armas supersónicas capaces de desactivar las defensas antimisiles, advirtió el Instituto con sede en Londres.

El Tratado INF se firmó en 1987 cuando el mundo estaba aún en Guerra Fría.
El Tratado INF se firmó en 1987 cuando el mundo estaba aún en Guerra Fría.

Durante el desfile por el 70.° aniversario del régimen comunista el.° 1 de octubre del 2019, Pekín presentó con gran pompa un lanzador de planeadores supersónicos, el DF-17.

Por su parte, el Ejército ruso anunció en diciembre la incorporación de sus primeros misiles supersónicos Avangard, una de las armas elogiadas por el presidente Vladimir Putin como “invencibles” e “indetectables”.

En Europa, crecen los interrogantes ante el riesgo de repliegue de Estados Unidos, cada vez más concentrado en la región Asia Pacífico, a pesar de que se reforzó la presencia militar en el este del continente frente a Rusia, así como en el Golfo ante las amenazas iraníes.

Los países miembros de la Alianza Atlántica, con Alemania en primer lugar, se encuentran además bajo presión presupuestaria por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, que les reclama un esfuerzo mayor para llegar al objetivo de gastos iguales al 2% del producto interno bruto (PIB).