AFP y AP. 24 junio
La fragata Almirante Gorshkov ingresó este lunes 24 de junio del 2019 al puerto de La Habana.
La fragata Almirante Gorshkov ingresó este lunes 24 de junio del 2019 al puerto de La Habana.

La Habana. Un destacamento naval ruso, encabezado por la fragata Almirante Gorshkov, llegó este lunes a La Habana en momentos de alta tensión entre la Isla y Estados Unidos.

La flotilla, que arribó al puerto de La Habana a las 8:20 a. m. (7:20 a. m. hoa de Costa Rica), está integrada además por el buque logístico Elbrus y el remolcador de rescate Nikolai Chiker.

Al entrar al canal de la bahía de La Habana, la fragata Almirante Groshkov, que pertenece a la más nueva generación de barcos de guerra rusos, disparó salvas de bienvenida, que fueron respondidas desde la fortaleza colonial de San Carlos de la Cabaña.

Según un escueto comunicado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), que no precisó el motivo de la visita, los tripulantes rusos visitarán la Marina de Guerra cubana, y “recorrerán lugares de interés histórico cultural”.

La fragata, de 135 metros de largo y 15 de ancho, atracó en la terminal de cruceros del puerto de La Habana, que despidió hace 10 días al último crucero de Estados Unidos, tras las nuevas restricciones contra el país anunciadas por el gobierno de Donald Trump.

El Almirante Gorshkov entró en servicio el año pasado y es una de las naves de guerra más avanzadas de la Marina rusa. Tiene su base en el puerto ártico de Severomorsk.

El arribo se anunció en los medios de prensa locales, pero no se ofrecieron muchos detalles.

Estados Unidos, que aplica desde 1962 un embargo económico contra Cuba, ha endurecido sus sanciones contra la Isla desde la llegada al poder de Trump en el 2017, borrando el acercamiento que propició su antecesor, Barack Obama.

Dando continuidad a una serie de medidas como la prohibición de viajes de cruceros, la limitación de las remesas familiares y la activación del título III de la ley Helm-Burton, Washington añadió a Cuba el pasado jueves a su lista negra de tráfico de personas.

Acercamiento bilateral

El acercamiento entre Cuba y Rusia, antiguos aliados de la Guerra Fría, no es nuevo, pero se consolida al ritmo de las sanciones que Washington aplica contra el país caribeño, acusado de apoyar militarmente al gobierno venezolano de Nicolás Maduro, otro aliado de Moscú.

A fines del 2008 llegó la primera flotilla rusa de buques a La Habana desde 1991. Naves de esa nacionalidad también se reportaron en 2010, 2013 y en febrero del 2014.

En enero del 2015 sorprendió la llegada del barco ruso de inteligencia y reconocimiento Víktor Leonov, un día antes del inicio en La Habana de unas históricas conversaciones entre Estados Unidos y Cuba que apenas unas semanas antes habían anunciado el relanzamiento de sus relaciones diplomáticas tras 60 años de congelamiento. Esa misma nave llegó otra vez en marzo del 2018.

Como las relaciones de Washington y Moscú se hundieron a los niveles más bajos desde los tiempos de la Guerra Fría, Rusia comenzó un aumento de su presencia global, al tiempo que sus Fuerzas Armadas recibieron nuevos aviones y naves. Buques rusos también estuvieron en el Caribe y uno de ellos, con capacidad nuclear, visitó Venezuela en diciembre.

Por su parte, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, visitó a Moscú en noviembre del 2018 a pocos meses de tomar el gobierno e invitó a su homólogo, Vladimir Putin, a venir a la Isla este año. Aún se desconoce la fecha.

En otro viaje al país, en julio del 2014, Putin anunció la condonación del 90% de una deuda ($35.000 millones) contraída en tiempos de la Unión Soviética por parte de Cuba.

Desde entonces se firmaron acuerdos en materia petrolera y energética y en los sectores de la aviación y las telecomunicaciones.

Según medios rusos, el destacamento naval también tiene previsto visitar Venezuela.