AP. 28 mayo
El empresario el empresario Gustavo Alejos Cámbara trata de colocar fichas en el Poder Judicial, denunció la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI).
El empresario el empresario Gustavo Alejos Cámbara trata de colocar fichas en el Poder Judicial, denunció la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI).

Ciudad de Guatemala. Reuniones con candidatos a magistrados, con comisionados de postulación que los evalúan, con parlamentarios que los eligen y hasta con familiares de presos por corrupción, son algunos de los hallazgos que la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) hizo públicos el jueves sobre cómo el empresario Gustavo Alejos Cámbara, preso por corrupción, coopta el sistema de Justicia guatemalteco por medio del tráfico de influencias.

La Fiscalía envió un informe al pleno del Congreso -por orden de la Corte de Constitucionalidad (CC), organismo que debe elegir a los próximos magistrados de Corte de Apelaciones y de la Corte Suprema de Justicia- en el que documentó la cooptación para escoger jueces que podrían manipularse para favorecer a procesados por corrupción y otros delitos.

La CC le ordenó al Congreso tomar en cuenta dicho documento para no seleccionar a quienes tengan investigaciones judiciales en curso, condenas, suspensiones condicionales de penas o procesos judiciales.

Sin embargo, la Fiscalía reveló que varios diputados también son parte de esa estructura que mantiene cooptado el sistema de justicia del país.

Infiltración en el sistema

Juan Francisco Sandoval, jefe de la FECI, dijo en conferencia de prensa que había tráfico de influencias para la cooptación de cortes y que esto era “criminal y punible”.

“Se han identificado redes que operan desde dentro y desde fuera del sistema de justicia para influir en la toma de decisiones, e incluso algunos grupos se han especializado en “ofrecer” servicios de impunidad a partir de contactos en el interior del mismo”, añadió.

¿Cómo funcionaba? La Fiscalía puntualizó que Alejos Cámbara, quien es un empresario millonario, tiene caudal económico para pagar favores.

Este, a pesar de estar preso, había sido enviado a un hospital para recibir tratamiento médico y desde allí usó un espacio contiguo al hospital como oficina para recibir visitas y hacer reuniones para discutir cómo se integrarían las cortes del país.

Además, tenía acceso a teléfonos celulares con los que mantenía comunicación con diputados, jueces, magistrados y comisionados, entre otros.

El informe de la Fiscalía detalla cómo funcionaba la estructura: Alejos Cámbara mantenía comunicación con Carlos Guerra, presidente del Consejo de la Carrera Judicial -entidad que evalúa a candidatos a magistrados-, con el comisionado Denis Billy Herrera, parte del panel que elige a los candidatos a magistrados, y con Felipe Alejos, primer vicepresidente del Congreso, quien junto al pleno escogen a los magistrados.

“La hipótesis de la investigación parte del hecho que Gustavo Adolfo Alejos Cámbara tiene interés directo en la manera de conformar las altas cortes, habida cuenta de la existencia de cinco procesos penales en su contra”, denunció Sandoval y agregó que las autoridades judiciales que resulten electas “serán las que en definitiva resolverán la situación en los distintos procesos de Alejos Cámbara”.

El fiscal explicó que se presentarán acciones penales contra los que hayan participado en reuniones y comunicaciones con el reo Alejos Cámbara, que tiene cinco procesos judiciales en su contra.

El fiscal Sandoval ha denunciado amenazas y ataques debido a las investigaciones por este caso.