AFP . 9 octubre
El presidente peruano, Martín Vizcarra, se dirige al Congreso durante la conmemoración del aniversario de la independencia en Lima, Perú, el 28 de julio del 2019. Foto: AFP
El presidente peruano, Martín Vizcarra, se dirige al Congreso durante la conmemoración del aniversario de la independencia en Lima, Perú, el 28 de julio del 2019. Foto: AFP

Lima. La Fiscalía de Perú abrirá una investigación al presidente Martín Vizcarra cuando termine su mandato, en julio de 2021.

La diligencia se deriva de unos cuestionados contratos con un cantante durante su gobierno, informó este viernes la institución.

Vizcarra, quien se salvó el 18 de setiembre de ser destituido por el Congreso acusado de instigar a mentir a dos asesoras sobre el caso del cantante, se unirá así a sus cuatro predecesores en la presidencia de Perú, que quedaron bajo la lupa de la Fiscalía por otras causas de presunta corrupción.

"Luego de calificar el remitido por la Fiscalía Provincial Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios, se ha optado por declarar que, efectivamente, existe mérito para investigar al Presidente de la República", dijo la Fiscalía en un comunicado.

Sin embargo, “el inicio de los actos de investigación quedará suspendido hasta el 28 de julio del 2021, cuando deje el cargo”, pues la Constitución concede inmunidad al jefe de Estado, agregó.

Vizcarra había dicho el miércoles que se pondría a disposición de la fiscala nacional, Zoraida Ávalos, con el fin de demostrar que no había intentado obstaculizar las investigaciones del caso e insistió en que no había irregularidades en los contratos con el cantante Richard Cisneros.

“Voy dirigir a la fiscala de la Nación poniéndome a disposición para dar las declaraciones que corresponda para aclarar que no ha habido obstáculo alguno para las investigaciones”, indicó el mandatario.

Cisneros, un cantante poco conocido que se hace llamar Richard Swing, saltó a la palestra en mayo cuando la prensa descubrió que, en plena pandemia, el Ministerio de Cultura lo había contratado como conferencista.

El Congreso abrió entonces una investigación sobre los contratos por los que Cisneros recibió unos $50.000 entre 2018 y 2020.

Hace un mes en el Parlamento se difundieron unos audios en que Vizcarra les pedía a sus asistentes Karem Roca y Mirian Morales que mintieran sobre el número de veces que el cantante había acudido al Palacio de Gobierno.

La divulgación de los audios condujo a un juicio de destitución el 18 de setiembre, que Vizcarra pudo superar al no reunir el Congreso los suficientes votos para sacarlo del poder.

Exministra de Cultura

El caso del cantante ha empañado la imagen de Vizcarra, un mandatario sin partido ni bancada que ha mantenido altos niveles de popularidad en sus 30 meses de gobierno por su cruzada anticorrupción.

La corrupción es uno de los grandes males de Perú y los cuatro anteriores presidentes están salpicados por el escándalo de sobornos y aportes ilegales de campaña de la cuestionada constructora brasileña Odebrecht.

El dos veces presidente Alan García (1985-1990 y 2006-2011) se suicidó en abril del 2019 cuando iba a ser detenido por este caso.

Los otros exmandatarios bajo la lupa de la fiscalía por Odebrecht son Alejandro Toledo (2001-2006), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018).

La Fiscalía anunció además este viernes que abrirá una investigación a la exministra de Cultura Jacquelyn Balbuena, quien renunció cuando estalló el escándalo por los contratos con el cantante.

Hace una semana fueron detenidos el cantante y varios funcionarios, entre ellos tres asesores de Vizcarra, pero fueron liberados este jueves.

Sin embargo, la fiscala anticorrupción, Jenny Sánchez-Porturas, solicitó nueve meses de prisión preventiva contra Morales, Cisneros, el exasesor presidencial, Oscar Vásquez, y la exdirectora de Recursos Humanos del Ministerio de Cultura, Liliana Chanamé Castillo.

Estas solicitudes deberán ser resueltas por un tribunal la próxima semana.

Vizcarra despidió a sus tres asesores involucrados en el caso poco antes del juicio de destitución y ha afirmado que Roca, asistente del despacho presidencial, traicionó su confianza al grabar sus conversaciones.