AFP. 7 mayo, 2019
El expresidente Ollanta Humala saludó el 30 de abril del 2018 mientras abandonaba la prisión donde estuvo recluido en Lima.
El expresidente Ollanta Humala saludó el 30 de abril del 2018 mientras abandonaba la prisión donde estuvo recluido en Lima.

Lima. La Fiscalía de Perú presentó este martes una acusación ante la Justicia contra el expresidente Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, por supuesto lavado de activos, en el marco del escándalo de corrupción de la firma constructora brasileña Odebrecht.

“Estamos presentando acusación formal contra el expresidente Ollanta Humala y su esposa por el presunto delito de lavado de activos por el caso de corrupción de la empresa Odebrecht”, dijo el fiscal Germán Juárez Atoche, integrante del equipo que investiga este caso.

Esta es la primera acusación formal contra un exmandatario por el escándalo de Odebrecht, empresa que reconoció que repartió decenas de millones de dólares en Perú en sobornos y donaciones ilegales de campaña.

Juárez Atoche, quien entregó en la Sala Penal Nacional del Poder Judicial el documento de 1.500 páginas en el cual la Fiscalía sustenta la acusación, indicó que el exgobernante y su cónyuge también son acusados “de liderar una organización criminal para lavar activos”.

La Fiscalía solicitó años 20 de cárcel para Humala y 26 años para su esposa por “ocultamiento de compras de bienes inmuebles con dinero de Odebrecht”.

La condena pedida para ella es mayor pues incluye dos campañas electorales, 2006 y 2011, mientras que para él solo la última.

La pareja tiene tres hijos menores de edad.

La Sala Penal deberá resolver si la acusación se ajusta a la ley y fijar la fecha del juicio contra Humala, un militar retirado de tendencia nacionalista que gobernó Perú del 2011 al 2016, y su mujer.

El escándalo salpica a otros tres expresidentes peruanos, entre ellos Alan García (1985-1990 y 2006-2011), quien se suicidó el 17 de abril cuando iba a ser detenido en el marco de esta investigación.

Humala, de 56 años, y Nadine, de 42, estuvieron durante nueve meses en prisión preventiva por este caso. Ambos están acusados de recibir un aporte ilegal de $3 millones de Odebrecht en la campaña que lo llevó al poder en el 2011.

La exprimera dama está acusada debido a que el exjefe de Odebrecht en Perú, el brasileño Jorge Barata, confesó que le entregó personalmente el dinero a ella.

Hace dos semanas, Barata testificó en Brasil ante fiscales peruanos, a quienes entregó “las rutas del dinero” que la constructora repartió entre figuras de poder peruanas, desde presidentes hasta alcaldes, para hacerse con contratos de obras públicas.

Su testimonio fue fruto de un acuerdo de colaboración entre Odebrecht y la Fiscalía.

Barata había testificado también en febrero del 2018 ante los fiscales peruanos, a quienes confesó que por orden del presidente de la empresa, Marcelo Odebrecht, había apoyado financieramente la campaña de Humala.

Aportes para Humala

“Sí, hemos entregado recursos para el señor Humala, para Nadine Heredia más precisamente, en la campaña 2011″, declaró a los fiscales, según grabaciones divulgadas por medios peruanos.

Barata afirmó que inicialmente coordinó el desembolso del dinero en Brasil por medio del publicista Valdemir Garreta, pero luego entregó el dinero personalmente en Perú a la esposa de Humala.

”Fui llamado por Nadine, que me dijo ‘ya no pague más en Brasil a Garreta, necesito los recursos acá en Perú para mandar a la gente a viajar a provincias y hacer campaña regionales’", afirmó Barata.

Los testimonios de este salpican, además de Ollanta Humala y Alan García, a los exmandatarios Alejandro Toledo (2001-2006), a quien afirma haberle pagado $31 millones en sobornos; y a Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), acusado de recibir millonarios pagos por asesorías a esa empresa mientras era ministro.

Toledo huyó a Estados Unidos, donde enfrenta una solicitud de extradición, mientras que Kuczynski, de 80 años, está en prisión domiciliaria.

Un exfuncionario peruano de alto rango, Miguel Atala, confesó hace unos días que sirvió de testaferro de Alan García, recibiendo en una cuenta bancaria en Andorra dinero de Odebrecht, que luego entregó en Perú en efectivo y en forma fraccionada al exmandatario.

García siempre negó haber recibido sobornos de Odebrecht. En una carta difundida tras su muerte, aseguró que “no hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza”.

El fiscal Juárez Atoche manifestó a los periodistas que el partido fundado por Humala y su esposa en el 2005 también está incluido en la acusación, a pesar de que ya no tiene figuración pública, pues carece de legisladores y alcaldes.

La Fiscalía pide que sea formalmente disuelto por la Justicia.