Política

Exabogado de Trump acudirá en marzo a nueva audiencia en el Congreso

El Comité de Inteligencia determinar saber si Trump conocía con anterioridad las revelaciones de WikiLeaks sobre su rival demócrata Hillary Clinton; y, por último, “el rol de la Casa Blanca en las declaraciones falsas” de Cohen ante el Congreso.

Washington. Michael Cohen, el exabogado de Donald Trump, continuará continuará con su testimonio a puerta cerrada ante un comité del Congreso la semana próxima, luego de tres días de maratónicas sesiones en las que acusó al presidente estadounidense de ser un ‘estafador’ y de tener sospechosos vínculos con Moscú.

Al abandonar el recinto a última hora de la tarde tras varias horas de audiencia ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Cohen describió los intercambios como ‘productivos’ y anunció la continuación de su tertimonio el 6 de marzo.

“Quiero decir la verdad y volveré el 6 de marzo para terminar”, aseguró delante de las cámaras.

El jefe de la bancada demócrata de la Cámara baja, Adam Schiff, precisó más tarde que esa audiencia también será a puerta cerrada.

Asimismo, anunció que la comisión escuchará el 14 de marzo, en sesión abierta, a Felix Sater, miembro del séquito de Donald Trump nacido en Rusia.

Tras el testimonio público de Cohen el miércoles, transmitido en directo por televisión, Schiff, que encabeza Comité de Inteligencia, anunció que iba a aprovechar la confidencialidad que brinda la sesión a puerta cerrada para repasar y “examinar en profundidad” varios puntos mencionados, sobre todo los relativos a las sospechas de colusión entre Moscú y el equipo de campaña de Trump en la campaña presidencial de 2016.

Schiff tuiteó que entre los puntos que interesan particularmente a los demócratas figura el proyecto de construcción de un edificio en Moscú que se habría prolongado, según Cohen, hasta noviembre de 2016, mes de las elecciones presidenciales, contrariamente a lo que había afirmado Trump.

También determinar saber si Trump conocía con anterioridad las revelaciones de WikiLeaks sobre su rival demócrata Hillary Clinton; y, por último, “el rol de la Casa Blanca en las declaraciones falsas” de Cohen ante el Congreso.

Excluido de la profesión, Cohen fue condenado en diciembre a tres años de cárcel por perjurio ante el Congreso e infracción del código electoral -delitos que dijo haber cometido para proteger a Trump-, y por fraude fiscal.

Cohen, que será encarcelado el 6 de mayo, colaboró con el equipo del fiscal especial Robert Mueller en el caso sobre la presunta colusión de la campaña de Trump con Rusia.

Los republicanos arremetieron contra la credibilidad del exabogado, a quien calificaron de “mentiroso patológico” y de “soplón”, según las propias palabras del presidente estadounidense.

Sin embargo, Cohen no tiene ningún interés en volver a mentir a los parlamentarios, ante quienes testifica bajo juramento, ya que se expondría a una pena de prisión más dura, y se ofreció voluntariamente para una audiencia pública.

Dos miembros del ala conservadora republicana, Mark Meadows y Jim Jordan, pidieron por su parte este jueves al Departamento de Justicia que investigue un posible nuevo delito de perjurio cometido la víspera en la audición.

Citando documentos de justicia y testimonios, acusan a Cohen de haber mentido al afirmar que nunca había querido trabajar para Donald Trump en la Casa Blanca y que nunca había cometido fraude bancario.

El abogado de Cohen, Lanny Davis, respondió que su cliente dijo la “verdad” ante el Comité. “Quizás no sea sorprendente que dos miembros del Comité conocidos por ser pro-Trump lancen una demanda de investigación penal sin fundamento”, estimó.

Desde Vietnam, donde se reunió con su homólogo norcoreano Kim Jong Un, Trump afirmó el miércoles que Cohen había “mentido mucho” y que no había aportado ninguna prueba de colusión con Rusia y que solo había hablado de “sospechas”.