AFP.   8 marzo
Tareck El Aissami, ministro de Industria, durante una rueda de prensa en Caracas, el 10 de noviembre del 2011.

Nueva York. El exvicepresidente y actual ministro de Industria venezolano, Tareck El Aissami, fue acusado en un tribunal de Nueva York de estar involucrado en el narcotráfico internacional, informó el viernes el fiscal federal de Manhattan.

Esta es la primera vez desde el comienzo de la crisis en el país suramericano que un ministro en ejercicio es inculpado ante la Justicia estadounidense, que acusó también de los mismos delitos al empresario venezolano Samark José López Bello.

El Aissami, de 44 años, “ha usado su posición de poder para involucrarse en el narcotráfico internacional” y “ha contorneado las sanciones y violado la ley estadounidense sobre barones de la droga extranjeros”, dijo Ángel Meléndez, agente especial del Departamento de Seguridad Nacional, citado en el comunicado.

“Tanto El Aissami como López Bello tendrán que pensar dos veces antes de dejar Venezuela, porque están requeridos por la Justicia neoyorquina”, añadió.

La inculpación asegura que dos ciudadanos estadounidenses también acusados -Víctor Mones Coro y Alejandro Miguel León Maal- usaron empresas basadas en Estados Unidos para contratar jets privados para El Aissami y López Bello, a fin de que pudieran viajar desde y hacia Venezuela, Rusia, Turquía y República Dominicana, entre otros países.

En violación de las sanciones estadounidenses, precisa, El Aissami y López Bello pagaron a Mones y León por los vuelos privados por ejemplo “usando socios para entregar grandes sumas de efectivo en Caracas, Venezuela, que fueron contrabandeadas a Estados Unidos”.

Los cuatro están acusados de cinco delitos que acarrean una pena máxima de cinco años cada uno. O sea que El Aissami enfrenta una pena máxima de 30 años, si llega a ser detenido y extraditado a Estados Unidos.

La ley de capos extranjeros de la droga (Kingpin Act) bloquea todas las propiedades e intereses en propiedades dentro de Estados Unidos, o en posesión o control de una persona estadounidense, que sean propiedad o sean controladas por extranjeros considerados “narcotraficantes especialmente designados”.

El Aissami y López Bello fueron incluidos en la lista de narcotraficantes extranjeros designados de Estados Unidos en febrero del 2017. El Tesoro acusó entonces a El Aissami de facilitar, proteger y supervisar grandes cargamentos de droga desde Venezuela con destino a México y Estados Unidos mientras fungía como ministro del Interior y gobernador del estado Aragua.

El Aissami recibió pagos del narcotraficante venezolano Walid Makled y también tenía lazos con el violento cartel mexicano de los Zetas, denunció el Tesoro.

El gobierno de Nicolás Maduro rompió relaciones con Estados Unidos el 23 de enero, luego de que Washington reconoció al opositor Juan Guaidó, presidente del Parlamento, como mandatario interino de Venezuela.