Agencia AFP, Agencia AP. 22 abril

Asunción. El conservador Mario Abdo Benítez, del oficialista Partido Colorado, ganó este domingo las elecciones presidenciales en Paraguay, informó por la noche Jaime Bestard, presidente de la Justicia Electoral, en conferencia de prensa.

Abdo Benítez, experto en mercadeo, quien tiene 46 años y es hijo de un exsecretario del dictador Alfredo Stroessner (1954-1959), obtuvo el 46,5 % de los votos, mientras que su rival, el también conservador Efraín Alegre, de la opositora Alianza Ganar, recibió 42,7 %, de acuerdo con el 96% de las 21.000 mesas electorales contabilizadas.

"Es una diferencia irreversible, según nuestros datos. Menos de 1.000 mesas faltan de escrutarse y es imposible cambiar el resultado", precisó Bestard.

Abdo Benítez asumirá el poder el 15 de agosto para un mandato de cinco años, en sustitución del actual mandatario, Horacio Cartes.

Minutos después del anuncio, Alegre no reconoció su derrota. "Esperaremos el juzgamiento del total de las actas, tal vez dure una semana" , dijo.

Poco antes, tras el cierre de casilla, algunos medios difundieron sondeos de "boca de urna" y coincidieron en que la victoria sería de Abdo Benítez. A su vez, Luis Salas, director de recursos de la Justicia Electoral, informó que se estimó una participación de 63%.

En la jornada electoral del domingo se habilitaron más de 1.000 locales de sufragio en todo el país. Además de elegir al nuevo sucesor del actual mandatario, Horacio Cartes, los paraguayos votaron para renovar el Congreso y 17 gobernaciones departamentales.

Unos 4,2 millones de electores estuvieron habilitados para sufragar en 21.000 mesas, además de 38.000 paraguayos que residen en Argentina, Brasil, España y Estados Unidos.

Desde antes de los comicios, Abdo Benítez se mostraba como favorito con 55,7% de intención de voto. Alegre, abogado de 55 años y líder del Partido Liberal Radical Auténtico unido a la Alianza Ganar, aparecía con 31,4% de apoyo en los sondeos.

En la elección había también otros ocho candidatos, pero no alcanzaron más del 4% de las preferencias, según un sondeo de la encuestadora local Grau y Asociados que consideró 1.500 entrevistas en todo el país con un margen de error de 2,5 puntos porcentuales.

El analista político Eduardo Arce dijo en entrevista con The Associated Press que Paraguay "no cambiará mucho" en economía con Abdo Benítez o con Alegre porque ninguno "podrá desprenderse del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial que imponen a los países su política neoliberal".

“"Alegre dijo en su cierre de campaña que no gobernará para los ricos. Imposible. Los ricos tienen el dinero, tienen bancos, financieras, industrias y grandes fincas productoras de soja", señaló Arce.

Por su parte, José María Troche, especialista en asuntos sociales, dijo a la AP que "gane quien gane, Paraguay no cambiará radicalmente en los próximos cinco años porque la pobreza es estructural".

El gobierno actual reconoció que la pobreza en 2017 subió a 28,9% respecto del 26,6% de 2016, lo que implica que, de los 6,7 millones de habitantes que tiene el país, 1,9 millones son pobres.

Josefina González, de 40 años y tenedora de libros contables, espera "la victoria de Alegre para castigar al Partido Colorado, que en los últimos años se llenó de casos de corrupción".

"No sé si la economía mejorará, pero todo cambio de gobernante genera esperanzas", apuntó.

El analista político Ignacio Martínez opinó que "la gente quiere vivir bien" y no sabe cómo Abdo Benítez o Alegre darán bienestar al pueblo. Agregó que la "única herramienta a la vista es vender más y más bonos soberanos para las inversiones sociales".

Félix Gutiérrez, de 35 años y dueño de una tienda de aparatos informáticos, opinó que ambos candidatos "son la misma cosa... No ofrecen ningún programa impactante para disminuir la cantidad de pobres, pero me gusta votar cada cinco años porque, de alguna manera, es una contribución para fortalecer el sistema democrático".

Al inicio de la jornada hubo un incidente cuando Abdo Benítez recibió un leve golpe de una mujer identificada como Gilda Arana cuando se encontraban en el interior de la escuela primaria Panamá, en Asunción, mientras acompañaba a votar a su esposa, Silvana López Moreira.

La policía informó que la mujer, presa de los nervios, sólo golpeó en el hombro al candidato oficialista debido a la pronta intervención de sus custodios. Ella no pudo explicar su conducta y fue trasladada a una unidad policial.

Por su parte, Alegre dijo en conferencia de prensa que "el pueblo hablará en las urnas en favor del futuro y no del pasado", mientras que Abdo Benítez comentó: "el pueblo dará su veredicto en un clima de absoluta libertad".

A su vez, el presidente Horacio Cartes escribió en su cuenta de Twitter: "Hoy decidimos nuestro futuro. Participemos de esta gran fiesta cívica".

Los paraguayos también eligieron a 45 senadores, 80 diputados, 18 legisladores del Parlamento del Mercosur y 17 gobernadores departamentales.

Ambiente

Poco después del cierre de los centros electorales, miles de personas vestidas de rojo se concentraron frente a la sede del partido Colorado en Asunción, donde se instaló una tarima con grupos musicales.

Simpatizantes celebran el gane parcial de Abdo Benítez. Foto: AFP
Simpatizantes celebran el gane parcial de Abdo Benítez. Foto: AFP

El Tribunal Electoral calcula que la participación alcanzó 65% de los 4,2 millones de votantes, en una jornada que transcurrió con poco entusiasmo y sin incidentes.

Paraguay, que salió de 35 años de dictadura en 1989, ha vivido bajo la hegemonía del partido Colorado durante los últimos 70 años, con la sola excepción del gobierno del exobispo y expresidente izquierdista Fernando Lugo (2008-2012), quien fue destituido en un juicio político un año antes de completar su mandato.

"Me he ganado credenciales democráticas en mi trayectoria política", declaró Abdo Benítez al rechazar este domingo las críticas que recibe por la cercanía de su familia con Stroessner.

Mario Abdo Benítez es el nuevo presidente de Paraguay. Foto: AFP
Mario Abdo Benítez es el nuevo presidente de Paraguay. Foto: AFP

Aunque se distancia de la dictadura recordando que para el momento del derrocamiento de Stroessner él apenas tenía 16 años de edad, en el 2006 asistió a los funerales del exdictador, quien se exilió en Brasilia.

De 46 años, Marito, como se le conoce popularmente, estudió mercadeo en Estados Unidos.

Iniciativas de Abdo Benítez

Su programa propone mantener la política económica del saliente presidente Horacio Cartes, basada en las exportaciones agrícolas, que le ha permitido a Paraguay crecer a un ritmo de 4% anual desde hace más de una década.

Abdo Benítez también pretende llevar a cabo una reforma del Poder Judicial, al que considera corrupto.

Paraguay figura en el puesto 135 de percepción de corrupción, de una lista de 180 países elaborada por Transparencia Internacional.

En este país de gran mayoría católica, los dos candidatos se declaran contrarios a la despenalización del aborto y al matrimonio igualitario.

El rival

Alegre, un abogado de 55 años que comenzó su actividad política en oposición a la dictadura, intenta por segunda vez acceder a la presidencia.

En las pasadas elecciones del 2013, en las que solamente tuvo el apoyo de su partido Liberal, perdió frente al actual mandatario, Horacio Cartes.

Sin embargo, esta vez logró reeditar la coalición con el Frente Guasú (Frente Amplio) y otras agrupaciones de izquierda que en el 2008 habían dado el triunfo a Lugo.

Efraín Alegre es el contrincante de Abdo Benítez. Foto: AP
Efraín Alegre es el contrincante de Abdo Benítez. Foto: AP

Alegre promete atacar la pobreza con un impulso a la economía familiar campesina, frente a los inmensos monocultivos de soja y de granos en general destinados a exportación.

En su campaña prometió rebajar drásticamente la tarifa eléctrica para impulsar la inversión industrial para la generación de empleo.

Paraguay, un país rico en hidroelectricidad pero sin salida al mar, no logra reducir su índice de pobreza con la misma velocidad que crece su economía, en promedio 4% anual.

La pobreza afecta a 26,4% de la población y la informalidad alcanza a 40% de la economía, según los especialistas.

Cartes, quien en estas elecciones se postuló como senador, reconoció este domingo que en Paraguay "falta todo por hacer".

"Tenemos deudas sociales. No se concibe que con toda la riqueza que tenemos y siendo siete millones de habitantes tengamos la pobreza que tenemos", dijo el gobernante en declaraciones a periodistas después de votar.

Para Gladys Benegas, directora del Instituto de Investigaciones en Competitividad de Paraguay, "el número de pobres está vinculado a la falta de empleo". "Solo 3% de las empresas en Paraguay son grandes empresas. La informalidad hace que el índice de pobreza sea alto", dijo.

Información actualizada a las 7:36 p. m. con más datos de los resultados.