Agencia AFP. 12 febrero

Washington. El presidente Donald Trump presentó este lunes un proyecto presupuestal con un multimillonario plan para modernizar la infraestructura de Estados Unidos y con grandes recortes en gastos sociales.

El programa para el año fiscal 2018 abandona la vieja meta de los republicanos de equilibrar el presupuesto federal en una década y en cambio prevé un elevado déficit en el 2020 y en el futuro inmediato, en medio de una intensificación de los gastos en defensa.

El mandatario estadounidense Donald Trump guardó silencio, este martes 6 de febrero, luego de que le día previo la Bolsa de Valores de Nueva York tuviera una fuerte caída. El Dow Jones, principal indicador bursátil, perdió el 5 de febrero 1.150 puntos. En la imagen, Trump durante el discurso dado en el Congreso el pasado 30 de enero. Foto: Win McNamee/Pool AP
El mandatario estadounidense Donald Trump guardó silencio, este martes 6 de febrero, luego de que le día previo la Bolsa de Valores de Nueva York tuviera una fuerte caída. El Dow Jones, principal indicador bursátil, perdió el 5 de febrero 1.150 puntos. En la imagen, Trump durante el discurso dado en el Congreso el pasado 30 de enero. Foto: Win McNamee/Pool AP

La iniciativa para modernizar carreteras, puertos, aeropuertos y puentes que Trump considera decrépitos cuenta con $200.000 millones en fondos federales y la Casa Blanca espera al menos inversiones por 1,3 billones más aportadas por los estados y el sector privado.

Funcionarios de la Casa Blanca dicen que el programa implica un retorno a las prioridades nacionales y que $50.000 millones serán volcados a modernizar la infraestructura de áreas rurales, muchas de las cuales fueron cruciales para la victoria de Trump en las elecciones del 2016.

Trump dijo que cambiará los dispendiosos gastos militares instaurados tras los ataques del 11 de setiembre del 2001. Sin embargo, el proyecto le da un gran impulso al sector de defensa; incluyendo la renovación del arsenal nuclear de forma tal que el de Estados Unidos será “por lejos, superior del de cualquiera”, según dijo.

“Gastamos $7 billones en Oriente Medio. Siete billones ¡qué error!”, dijo Trump el lunes.

“Y ahora intentaremos construir rutas y puentes y arreglar puentes que se están cayendo y tenemos dificultades para obtener el dinero. Y eso es una locura”, añadió.

En 10 años, la Casa Blanca busca recortar billones de dólares en gastos federales y el cuchillo irá hasta el fondo especialmente en el área social.

El presupuesto eliminaría el programa de seguro de salud del presidente Barack Obama y reducirá en más de $200.000 millones la asistencia alimentaria para los pobres. El recorte de los programas de salud apunta especialmente a los estadounidenses más pobres y viejos.

Pese a esos recortes, los $4,4 billones del total de la propuesta presupuestal implican un aumento de 10% respecto al 2017.

El programa fiscal probablemente tendrá poco impacto real cuando empiece el debate en el Congreso, en donde será difícil convencer a los legisladores a que acepten los grandes recortes de gastos.

La propuesta es una notoria señal de las prioridades de la administración; con un pronóstico de un déficit presupuestal de un billón de dólares hacia el 2020 y un aumento de la deuda federal de 61% hacia el 2018 respecto al 2017.

El plan seguramente desatará críticas de quienes cuestionan que el gobierno gaste al mismo tiempo que reduce impuestos y se vislumbran déficits.

El banco de inversiones JPMorgan dijo el lunes que espera que el déficit del gobierno suba a 5,4% del producto interno bruto (PIB), la tasa más alta sin recesión y solo superada por la registrada durante la crisis financiera mundial del 2008.

El director de Presupuesto de la Casa Blanca Mick Mulvaney dijo en cambio que el plan demuestra una adecuada administración de gastos.

“Como a cualquier familia estadounidense, el presupuesto ofrece opciones: gastos que debemos hacer, recortes en lo que podamos y reducción de lo que pedimos prestado”, dijo Mulvaney el sábado.

Crecimiento

El presupuesto se basa en que la economía de Estados Unidos crecerá a un ritmo de 3% anual en los próximos seis años. Muchos economistas consideran que eso no es realista pese a que en diciembre se aprobaron rebajas de impuestos a personas y empresas.

El senador Chuck Schumer, líder la oposición demócrata en la Cámara Alta, acusó el lunes a la Casa Blanca de hacer que los “regalos” fiscales a las empresas caigan en los hombros de la clase media, los niños y los trabajadores

“Si los estadounidenses quieren una imagen que muestre para quien trabaja Trump, la combinación de la reforma impositiva y este presupuesto, es absolutamente clara”, dijo Schumer en una declaración.

”Él está a favor de los ricos y poderosos a expensas de la clase media”, añadió.