AFP . 29 agosto

Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este jueves la creación de un comando militar unificado para el espacio, con el objetivo de asegurar la dominación de su país en este nuevo escenario de combate, ante la emergencia de China y de Rusia.

El presidente Donald Trump llega con el vicepresidente Mike Pence, y el general John 'Jay' Raymond para una ceremonia para anunciar el Comando Espacial de los Estados Unidos en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca en Washington. Foto: AP
El presidente Donald Trump llega con el vicepresidente Mike Pence, y el general John 'Jay' Raymond para una ceremonia para anunciar el Comando Espacial de los Estados Unidos en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca en Washington. Foto: AP

“Ahora vamos a tratar el espacio como una región independiente con un nuevo comando de combate geográfico unificado. El establecimiento de este 11º comando de combate es un momento histórico", dijo Trump en una ceremonia en Washington.

Este nuevo mando va a supervisar los satélites y las aeronaves de gran altura como un terreno de combate con un rango equivalente al que tienen centros de comando de Estados Unidos en Oriente Medio o en el área del Pacífico.

"Spacecom va a asegurarnos que la supremacía de Estados Unidos en el espacio nunca sea cuestionada ni amenazada", agregó.

Para el presidente, se trata de combatir a aquellos enemigos que “atacan a los satélites estadounidenses, que son tan importantes para las operaciones en los terrenos de guerra y para nuestro estilo de vida".

Pese a que el Departamento de Defensa ya tiene una unidad de la Fuerza Aérea enfocada en el espacio, este nuevo comando va a resaltar la importancia de sistemas especializados y entrenamientos específicos para este escenario.

El general de la Fuerza Aérea John Raymond, quien encabezará la unidad, dijo que los rivales de Estados Unidos ya se han enfocado en cómo luchar en el espacio en un eventual conflicto de amplia envergadura.

Trump confirmó también la creación próxima de una “Fuerza del espacio" que se convertirá en la sexta rama de las fuerzas armadas estadounidenses, sumándose al ejército, la US Navy, la US Air Force, el cuerpo de Marines y el de los guardacostas.

La "Fuerza" se formará en el seno de la Aviación, que supervisa desde los años 1950 las operaciones militares en el espacio.

La misión de Spacecom es múltiple: disuadir, defender, plantear una capacidad de respuesta eficaz de combate espacial y formar combatientes para la guerra en el espacio, señaló el Pentágono.

Seguir a la cabeza

“Hoy somos los mejores del mundo en el espacio, pero nuestro nivel se superioridad se reduce. Queremos avanzar rápido y seguir a la cabeza", señaló John Raymond.

Las amenazas van desde interferencias a comunicaciones y satélites GPS hasta los ataques de un misil tierra-aire contra un satélite, “como lo hizo China en 2017”, afirmó el jefe de Spacecom.

El comando trabajará con los aliados tradicionales de Washington: el grupo de los “Five Eyes", que reúne a los servicios de inteligencia estadounidense, neozelandés, británico, canadiense y australiano, así como a Alemania, Japón y Francia, que ya anunció la próxima creación de un comando dedicado al espacio.

“Históricamente, no teníamos necesidad de aliados en el espacio, que era un dominio secundario. Ahora se ha convertido en algo muy importante", observó Raymond.

“El espacio no será nuestro talón de Aquiles", dijo a su vez Steve Kitay, subsecretario de Defensa encargado de los asuntos espaciales.

Interrogado sobre eventuales investigaciones sobre vida extraterrestre, Kitay precisó que “el Spacecom y la Fuerza del Espacio se focalizarán sobre la vida en la Tierra".

Trump se atribuyó en marzo de 2018 la idea de esta fuerza espacial pero la Cámara de Representantes había votado un año antes un texto que preveía la formación de un "Cuerpo del Espacio".

El secretario de Defensa de la época, Jim Mattis, había manifestado públicamente su rechazo a la iniciativa, estimando que una sexta rama de las Fuerzas Armadas sería demasiado onerosa e inútil. También la jefa de la US Air Force, Heather Wilson, se había opuesto a la idea.

La futura Fuerza del Espacio podría enfrentarse igualmente a la oposición del Congreso, que debe aprobar su financiamiento, estimado por la Casa Blanca en unos 8.000 millones de dólares.