AFP. 30 julio
Este hombre leía la primera edición de 'El Nuevo Diario' en tamaño tabloide, este martes 30 de julio del 2019 en Managua.
Este hombre leía la primera edición de 'El Nuevo Diario' en tamaño tabloide, este martes 30 de julio del 2019 en Managua.

Managua. El periódico nicaragüense El Nuevo Diario cambió este martes su formato impreso de tamaño estándar a tabloide, más pequeño, obligado por el bloqueo de la tinta y papel de parte del gobierno, informó uno de sus directivos.

“En 39 años desde su fundación, El Nuevo Diario por primera vez deja su tamaño estándar y pasa a ser un tabloide. Este bloqueo nos ha afectado hasta este punto de cambiar el formato”, manifestó Douglas Carcache subdirector de la publicación.

El cambio en el tamaño del diario tiene un impacto para la empresa porque reduce el espacio para publicidad e información, y en la percepción del lector acostumbrado al formato estándar, agregó.

Desde hace 11 meses el gobierno retiene en aduana la materia prima para la impresión del rotativo, pese a que el Tribunal Aduanero y el Tributario Administrativo han emitido dos resoluciones que ordenan su entrega, según la dirección del medio.

El bloqueo de la materia prima también afecta al diario La Prensa, de línea crítica con el gobierno del presidente, Daniel Ortega, como El Nuevo Diario.

Los propietarios de ambos periódicos han denunciado las acciones como una represalia del gobierno en medio de la crisis política, detonada por las protestas que estallaron en abril del 2018 y que el gobierno califica de un intento de “golpe de Estado”.

Ejemplares de 'El Nuevo Diario', ahora en tamaño tabloide, se exhibían en un escaparate en Managua, este martes 30 de julio del 2019.
Ejemplares de 'El Nuevo Diario', ahora en tamaño tabloide, se exhibían en un escaparate en Managua, este martes 30 de julio del 2019.

El 8 de julio, la aduana liberó 37% de la tinta y 20% del papel retenidos, pero únicamente entregó bobinas de 11,5 pulgadas que se utilizan para la impresión de suplementos o tabloides.

Los propietarios de El Nuevo Diario han hecho ajustes como limitar la circulación a cinco días y hacer únicamente la edición digital el fin de semana, mientras que suspendieron la publicación del diario popular Q’hubo.

“Estamos haciendo una serie de ahorros para poder subsistir. Si no hubiéramos hecho eso, el periódico impreso hubiera dejado de circular hace rato”, afirmó Carcache.