AFP . 12 agosto
Un vendedor ambulante exhibe la moneda iraní a la venta, mientras espera a los clientes en la capital, Bagdad. Atrapada en el fuego cruzado entre sus principales aliados, Teherán y Washington, la economía iraquí podría sufrir el mayor daño colateral por parte de los Estados Unidos, al volver a imponer sanciones contra Irán.
Un vendedor ambulante exhibe la moneda iraní a la venta, mientras espera a los clientes en la capital, Bagdad. Atrapada en el fuego cruzado entre sus principales aliados, Teherán y Washington, la economía iraquí podría sufrir el mayor daño colateral por parte de los Estados Unidos, al volver a imponer sanciones contra Irán.

Teherán. Sesenta y siete personas fueron detenidas en Irán en las últimas semanas dentro del marco de una campaña anticorrupción aprobada por el Guía supremo Alí Jamenei, indicó este domingo la Autoridad Judicial.

Igualmente se prohibió abandonar el territorio a un centenar de funcionarios, afirmó el portavoz de la Autoridad Judicial, Gholamhosein Mohseni Ejei.

“Nuestro enemigo Estados Unidos decidió presionar a la gente y tiene la intención de poner a nuestra economía bajo presión, pero no lo logrará”, dijo Gholamhosein Mohseni Ejei, en declaraciones recogidas la agencia de prensa Mizan.

Según el portavoz, algunos intentan beneficiarse de esta situación en Irán, especialmente realizando contrabando de bienes de primera necesidad.

El sábado, el ayatolá Alí Jamenei aprobó una investigación del jefe de la Autoridad Judicial, Sadegh Larijani, para establecer un tribunal especial que juzgue a las personas acusadas de crímenes económicos.

“El objetivo es que la pena de las personas reconocidas culpables por corrupción económica sea aplicada de manera justa y lo más rápido posible”, escribió el guía supremo en su página web.

La creciente presión ejercida por Estados Unidos sobre Irán, con el restablecimiento de las sanciones tras su retirada del acuerdo sobre el programa nuclear iraní, hizo aumentar el enfado de los iraníes, desesperados por las dificultades económicas que atraviesa su país.

La decisión, en abril de las autoridades, de imponer una tasa de cambio fija y cerrar las oficinas de cambio, provocó una ola de especulación en el mercado negro, mientras que algunos responsables son sospechosos de corrupción por beneficiarse del dólar a tasas preferenciales.

Desde entonces, el Gobierno anunció suavizar las medidas que regulan la tasa de cambio del rial, y además el vicegobernador del Banco Central fue detenido, así como otros responsables acusados de corrupción y especulación.