AFP. 15 mayo, 2018
El presidente estadounidense Donald Trump participó en un mitin en Washington (der.), el 28 de abril del 2018 y el líder norcoreano Kim Jong-un pronunció un discurso mientras asistía a una cita con el Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, en Pionyang.
El presidente estadounidense Donald Trump participó en un mitin en Washington (der.), el 28 de abril del 2018 y el líder norcoreano Kim Jong-un pronunció un discurso mientras asistía a una cita con el Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, en Pionyang.

Seúl. Corea del Norte amenazó este miércoles con cancelar la histórica cumbre entre su líder Kim Jong-un y el presidente estadounidense Donald Trump, debido a unas maniobras militares conjuntas de Washington y Seúl, informó la agencia de noticias surcoreana Yonhap, citando a su equivalente norcoreana, KCNA.

Unas conversaciones de alto nivel que estaban previstas entre enviados de Pionyang y Seúl este miércoles también fueron suspendidas a causa de esos ejercicios, informó Yonhap.

Washington “tendrá que pensar cuidadosamente sobre la realización de esta cumbre Estados Unidos-Corea del Norte tras este lío militar provocador”, explicó KCNA, citada por Yonhap.

Poco después, el gobierno de Estados Unidos anunció que mantenía los preparativos para la cumbre entre Trump y Kim, a pesar de una amenaza de Corea del Norte de cancelar esa reunión.

“Seguimos avanzando” para la cumbre del 12 de junio, dijo Heather Nauert, vocero del Departamento de Estado, quien añadió que Washington no recibió ninguna “notificación” de la advertencia norcoreana reportada poco antes por una agencia noticiosa surcoreana.

Las maniobras de las fuerzas aéreas estadounidenses y surcoreanas son un ensayo de invasión y una provocación en momentos en que las relaciones intercoreanas están mejorando, advirtió KCNA.

Este lenguaje es un inesperado regreso al pasado por parte de Pionyang, que siempre ha dicho que necesita armas nucleares para defenderse de la amenaza estadounidense.

El mes pasado, durante una cumbre intercoreana, los dirigentes de las dos Coreas se comprometieron con el objetivo de desnuclearización de la península.

Pionyang acaba de anunciar que desmantelará a finales de mayo su única instalación conocida de ensayos nucleares pero no precisó públicamente qué concesiones pide a cambio.

La cumbre entre Kim y Trump está prevista el 12 de junio en Indonesia, con la cuestión de los programas balístico y nuclear de Corea del Norte como tema central.

Washington exige una “desnuclearización completa, verificable e irreversible (DCVI)” de Corea de Norte y afirma que la verificación es esencial.

Corea del Norte afirmó que no necesitaría armas atómicas si se garantizaba la seguridad del régimen.

Estas operaciones, informó el Pentágono, se proponen mejorar la capacidad de la alianza EEUU-Corea del Sur de defender esa parte de la península coreana.

"Aunque no discutiremos detalles específicos, la naturaleza defensiva de esos ejercicios han sido claros desde hace décadas y no han cambiado", informó el Pentágono en una nota.

Corea del Norte suele condenar las operaciones militares y en el pasado incluso ha respondido con acciones y provocaciones.

Este año, los dos grandes ejercicios regulares Key Resolve y Foal Eagle fueron aplazados porque el presidente surcoreano Moon Jae-in no quería que perturbaran la participación de Corea del Norte en los juegos de Pyeongchang, que allanaron el paso al diálogo.

En un cambio de actitud, los delegados de Seúl que se entrevistaron con Kim dijeron que él dijo que “entendía” si los ejercicios seguían adelante.

El lenguaje usado por KCNA es un inesperado regreso al pasado por parte de Pyongyang, que siempre había dicho que necesitaba armas nucleares para defenderse de la amenaza estadounidense.

El mes pasado, durante una cumbre intercoreana, los dirigentes de las dos Coreas se comprometieron con el objetivo de desnuclearización de la península.

Pyongyang acaba de anunciar que desmantelará a finales de mayo su única instalación conocida de ensayos nucleares pero no precisó públicamente qué concesiones pide a cambio.

La cumbre entre Kim y Trump tiene como tema central con la cuestión de los programas balístico y nuclear de Corea del Norte.

Washington exige una “desnuclearización completa, verificable e irreversible (DCVI)” de Corea de Norte y afirma que la verificación es esencial.

Corea del Norte afirmó que no necesitaría armas atómicas si se garantizaba la seguridad del régimen.