Ximena Alfaro M.. 23 diciembre, 2019
Decenas de personas asistieron a una misa en memoria de la periodista asesinada Daphne Caruana y a la salida mostraron fotografías de la reportera. La actividad se efectuó en abril del 2018, en La Valeta. Foto: AFP
Decenas de personas asistieron a una misa en memoria de la periodista asesinada Daphne Caruana y a la salida mostraron fotografías de la reportera. La actividad se efectuó en abril del 2018, en La Valeta. Foto: AFP

La indignación por el asesinato de la periodista Daphne Caruana Galizia abrió paso a una crisis política sin precedentes en Malta, cuyo primer ministro, Joseph Muscat, anunció su renuncia para enero ante las revelaciones que han involucrado a personas de su círculo cercano con el crimen de la reportera.

Caruana, una reconocida periodista de investigación, recién salía de su casa, ubicada en las afueras de La Valeta, cuando su vehículo explotó a causa de una bomba.

Tenía 53 años y era la autora del blog Running Commentary, un espacio crítico –que contaba con al menos 300.000 lectores– en el que revelaba las sombras de la corrupción que envolvían a políticos y empresarios en el país más pequeño de Europa.

Malta es una pequeña isla paradisíaca del Viejo Continente. Tiene apenas 475.000 habitantes, pero también es fuente de negocios ilícitos, como la venta de pasaportes y lavado de dinero. En varios de sus reportajes, Caruana había revelado la conexión de estas actividades ilegales con el poder.

Desde el asesinato, las presiones contra el líder maltés para que deje el cargo cuanto antes han llegado desde múltiples trincheras, aunque la batalla más ardua la emprende la familia de la reportera, la cual considera muy probable que la persona responsable de la muerte tenga algún nexo con el gobierno o, incluso, trabaje dentro de este.

“Me di cuenta cuando estaba delante del carro de mi mamá, que nunca nada volvería a ser igual. No solo por haberme quedado sin madre, sino porque mi vida iba a cambiar completamente”, afirmó Matthew Caruana, el hijo mayor de Daphne, en una entrevista con el diario El País publicada en octubre del año pasado.

A la lucha familiar, también se sumaron protestas ciudadanas y demandas de políticos. Recientemente, el Parlamento Europeo aprobó una resolución por mayoría en la que advierte a Muscat que su continuidad en el poder podría afectar la credibilidad de la investigación. Esta decisión se da luego de que los legisladores europeos enviaran a Malta a principios de noviembre una misión de investigación, el tercer trabajo de campo que se lleva a cabo desde la explosión.

Un crimen que golpea al poder en malta

El asesinato de la periodista Daphne Caruana Galizia conmocionó a Europa y mantiene contra las cuerdas al gobierno de Malta.

FUENTE: AGENCE FRANCE-PRESSE.    || w. s. / LA NACIÓN.

Pistas más relevantes

La indagación estuvo prácticamente estancada durante estos dos años. Sin embargo, el hallazgo de piezas clave consiguió que el caso tomara fuerza en las últimas semanas.

La trama empezó a destejerse cuando el gobierno maltés indultó a Melvin Theuma, un taxista que había sido detenido, a finales de noviembre, por lavado dinero y quien en el interrogatorio dijo que contaba con información importante sobre el caso de Caruana. Ante la Policía, el hombre admitió que había sido intermediario en el asesinato y señaló a Yorgen Fenech, un poderoso empresario de la isla, como el autor intelectual del crimen, quien supuestamente habría pagado 150.000 euros para encargar la ejecución.

Theuma también reveló que una vez que se cerró el trato para el asesinato, recibió un sueldo del gobierno durante varios meses sin desempeñar ningún tipo de trabajo. Una confesión que colocó aún más contra las cuerdas a Muscat.

El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, se dirigió a los medios de comunicación en su oficina en Valeta, para anunciar que su jefe de gabinete había presentado la renuncia, el 26 de noviembre del 2019. Foto: AFP
El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, se dirigió a los medios de comunicación en su oficina en Valeta, para anunciar que su jefe de gabinete había presentado la renuncia, el 26 de noviembre del 2019. Foto: AFP

Al día siguiente de esta declaración, Fenech fue capturado mientras intentaba huir en su yate de Malta. Estuvo detenido durante 48 horas y quedó en libertad bajo fianza.

Según cita el diario El País, Fenech es el consejero delegado del grupo Tumas, holding propietario de los casinos más importantes de la isla, y director general de la central eléctrica y de gas de Malta, sobre la que Caruana investigaba presuntos sobornos cuando fue asesinada.

Los hallazgos que han salido a la luz también provocaron bajas de miembros del gobierno. El jefe de gabinete, Keith Schembri, fue el primero en apartarse del cargo. El segundo en renunciar fue el ministro de Turismo, Konrad Mizzi. Ambos presentaron la dimisión por estar relacionados con el crimen. Días antes de morir, la comunicadora acusó a los funcionarios de recibir sobornos por medio de empresas panameñas.

Por último, el jerarca de Economía, Christian Cardona, decidió suspender sus labores durante el tiempo que dure la investigación.

La familia de Caruana se mostró satistecha con las dimisiones. Aunque insiste en la renuncia inmediata de Muscat y sabe que la lucha seguirá siendo ardua para evitar la impunidad de un crimen que resulta poco usual en Europa.