AFP. 5 julio
Andrej Plenkovic (centro), primer ministro y cabeza de la Unión Demócrata Cristiana (HDZ), celebró este domingo 5 de julio del 2020, en Zagreb, con copartidarios los resultados preliminares de los comicios legislativos.
Andrej Plenkovic (centro), primer ministro y cabeza de la Unión Demócrata Cristiana (HDZ), celebró este domingo 5 de julio del 2020, en Zagreb, con copartidarios los resultados preliminares de los comicios legislativos.

Zagreb. Los conservadores croatas, que encabezan las elecciones legislativas de este domingo según un sondeo a pie de urna, parecen bien posicionados para mantenerse en el poder y formar un gobierno de coalición que deberá enfrentar la pandemia de coronavirus y sus consecuencias económicas.

La votación, que tuvo lugar a la sombra de un repunte de los casos de coronavirus, se anunciaba muy reñida.

Pero el HDZ del primer ministro, Andrej Plenkovic, habría adelantado con holgura a sus principales rivales de la coalición centroizquierda liderada por los socialdemócratas de Davor Bernardic, según un sondeo a pie de urna realizado por Ipsos.

Los conservadores que dominan la vida política desde la independencia de Croacia en 1991 lograrían 61 escaños de los 151 que tiene el Parlamento. La alianza de centroizquierda obtendría 44 y el partido de Miroslav Skoro, un cantante populista y nacionalista, se situaría en 16 bancas.

A falta de una mayoría absoluta, el primer ministro debería ahora iniciar conversaciones que podrían durar días. Una de las posibles opciones para el HDZ es abrir negociaciones con el Movimiento Patriótico de Skoro.

La incertidumbre por el futuro dominaron la campaña, ya que la economía croata, muy dependiente del turismo, caería cerca del 10%, su peor contracción en décadas.

“El vencedor se enfrentará a grandes problemas económicos en otoño. No va a ser fácil”, explicó Igor Ivic, economista de 49 años.

Andrej Plenkovic, de 50 años, exdiplomático versado en asuntos europeos, apostó por que la difícil situación que se avecina incitara a los electores a permanecer fieles a un partido en el poder desde el 2016.

"Es necesario hacer elecciones serias y no la política para los políticos", dijo el primer ministro. "Croacia no necesita experimentos como con Bernardic o Skoro".

Comicios en pandemia

El partido gobernante también hizo hincapié en su control relativo de la crisis sanitaria. Este país de los Balcanes, miembro de la Unión Europea (UE), tiene alrededor de 110 muertos y 3.000 casos de contagio para un total de 4,2 millones de habitantes.

Pero desde hace dos semanas, luego de balances bajos o casi nulos, empezaron a registrarse algunas decenas de casos diarios, como durante el pico inicial.

Davor Bernardic, de 40 años, acusa el gobierno de haber puesto a Croacia "en peligro", al decidir llevar adelante las elecciones durante la pandemia.

El líder del Partido Social Demócrata, Davor Bernardic, acudió a votar este domingo 5 de julio del 2020 a un recinto electoral en Zagreb.
El líder del Partido Social Demócrata, Davor Bernardic, acudió a votar este domingo 5 de julio del 2020 a un recinto electoral en Zagreb.

Pero Andrej Plenkovic defendió esta decisión, tras depositar su papeleta. Era mejor mantener las elecciones "lo antes posible", ya que los expertos prevén que la situación sanitaria podría ser "más peligrosa en otoño".

La oposición también aprovechó la ocasión de una serie de escándalos que implicaban al HDZ para denunciar "la vía de la corrupción". "Nosotros proponemos cambios claros para un nuevo inicio de Croacia", declaró el socialdemócrata al votar.

Miroslav Skoro, de 57 años, exmiembro del HDZ que seduce al ala derecha del partido conservador decepcionada por las políticas moderadas de Andrej Plenkovic, afirmó ser “el único garante del cambio”.

Entre tanto, numerosos croatas desean que las cosas cambien en un país que sufre una masiva emigración debido a los salarios modestos y la corrupción.

“Estas elecciones son muy importantes”, consideró Branka Tekavec, profesora jubilada de 76 años. “Muchas cosas deben cambiar. No nos centramos lo suficiente en los croatas que se van, en el desempleo y los bajos salarios de los jóvenes”.