Agencia AFP. 24 octubre, 2018

Buenos Aires. Violentos disturbios estallaron este miércoles en las afueras del Congreso argentino, en contra del presupuesto de austeridad para 2019 que se debate en el recinto y que se propone el equilibrio fiscal exigido en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

“No al presupuesto del FMI. No nos recorten el futuro”, era la consigna de los estudiantes secundarios que participaron de una multitudinaria marcha.

La policía se pone en guardia frente al Congreso mientras se enfrentan a los manifestantes, al momento en que los legisladores discuten el presupuesto del próximo año en Buenos Aires, Argentina. Foto: AP

Este es el primer debate sobre el presupuesto que, si obtiene la aprobación de la cámara de Diputados, deberá ser luego votado por el Senado.

A primera hora de la tarde, manifestantes lanzaron piedras y palos contra agentes de la policía, que reprimió con gases lacrimógenos, balas de goma y camiones hidrantes (lanza agua).

Las organizaciones políticas y sociales se replegaron mientras denunciaron la presencia de infiltrados a los que responsabilizaron por los disturbios. Más tarde, algunas agrupaciones regresaron frente al Parlamento.

Una pancarta que dice en español 'Salga del FMI' cuelga de una cerca del Congreso en Buenos Aires, donde hubo varios enfrentamientos este miércoles. Foto: AP

Ante los incidentes, que tuvieron eco dentro del recinto con enfrentamientos verbales entre los diputados luego de que dos de ellos llegaran afectados por los gases lacrimógenos, la sesión se suspendió por unas dos horas.

La fiscalía dio una lista de 26 detenidos, entre ellos dos venezolanos y un turco, y hubo además tres personas con heridas leves.

Entre los arrestados hay cuatro integrantes de la organización política y social La Garganta Poderosa, además de un camarógrafo y trabajadores de empresas estatales en conflicto. El líder gremial Roberto Baradel dijo que “fueron cazados” cuando se estaban yendo, a varias cuadras del Congreso.

Por la noche, manifestantes se trasladaron a reclamar la liberación de los arrestados hasta la comisaría donde fueron llevados, alejada del centro de la capital.

“Es él (Mauricio Macri) el responsable, porque el pueblo es prudente, es paciente, pero no es manso, va a salir a la calle a luchar por sus derechos, y él es responsable de poner en peligro la gobernabilidad de que tanto habla”, protestó Juan Carlos Alderete, de la agrupación Corriente Clasista Combativa.

La coalición gobernante Cambiemos (centro-derecha) carece de mayoría propia en el parlamento. Para aprobar el presupuesto y girarlo al Senado cuenta con el respaldo de la tercera fuerza en Diputados, el Peronismo Federal (centro-derecha), que gobierna la mayoría de las 23 provincias.

El compromiso ante el FMI es lograr un déficit fiscal cero, a cambio de un salvavidas crediticio de 57.100 millones de dólares hasta el primer trimestre de 2020.

“Es importante aprobarla (la ley) para salir de esta situación de emergencia”, dijo en rueda de prensa Luciano Laspina, de la bancada Cambiemos.

El objetivo es ambicioso porque intenta remontar un rojo presupuestario que fue de 3,9% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2017. La meta para 2018 es de 2,7% y de 0% en 2019.

“Es un ajuste brutal”, afirmo Sonia Alesso, líder de los gremios docentes que cumplen este miércoles un paro de 24 horas.

Macri propone recortar gastos por 400.000 millones de pesos (10.000 millones de dólares) en salud, educación, ciencia, transporte, obra pública y cultura, entre otros.

“Esto es un recorte salvaje en todas las áreas”, dijo el diputado y exministro de Economía Axel Kiciloff, del bloque peronista de centroizquierda Frente para la Victoria, segunda fuerza en la cámara.

La diputada centroizquierdista Victoria Donda se presentó en el Congreso con una gigantografía de Christine Lagarde, directora del FMI, con la banda presidencial para ironizar sobre la influencia del organismo sobre la elaboración del presupuesto.

La cámara alta está dominada por el Peronismo Federal y el gobierno se aseguraría la aprobación final. El directorio del FMI sigue con lupa el proceso antes de dar luz verde el viernes al segundo acuerdo stand by.

El anterior, firmado en junio, se cayó por incumplimiento de metas monetarias, en un año en que la economía entró en jaque por una crisis de confianza que derivó en una devaluación de 50%.

El Banco Central, que tuvo tres directores en el año, ha logrado frenar el derrumbe del peso con una tasa de interés de 72%, la mayor del mundo, para la renovación de bonos cada siete días.

La economía argentina caerá este año 2,6% con una inflación de 40,5% según el FMI. Para 2019 la proyección del FMI es de una contracción económica de 1,6% mientras que el Presupuesto en debate prevé una baja de 0,5% del PIB con una inflación de 23%.