Política

Comienzan consultas para formar nuevo gobierno en Noruega tras victoria de la izquierda

Las negociaciones, informales y formales, prometen ser largas y delicadas

Oslo. Los partidos de izquierda de Noruega iniciaron este martes, un día después de su claro triunfo en las elecciones legislativas, consultas y negociaciones que prometen ser largas para formar un nuevo gobierno y desalojar a la derecha, en el poder durante ocho años.

El Partido Laborista del probable próximo primer ministro, Jonas Gahr Støre, y sus aliados predilectos del Partido del Centro y la Izquierda Socialista, obtuvieron una mayoría absoluta al lograr 89 de los 169 escaños en juego del parlamento unicameral, según resultados todavía provisionales.

La primera ministra saliente, la conservadora Erna Solberg, reconoció en la noche del lunes la derrota de su coalición de centroderecha, lo que allanó el camino para la alternancia.

"Durante los próximos días, invitaré a reuniones a los líderes de todos los partidos que deseen un nuevo gobierno", señaló Støre, quien hizo campaña contra la desigualdad social en su discurso de victoria.

"Hay más cosas que nos unen que cosas que nos separan", subrayó este martes, tras haber hablado con los jefes del Partido del Centro y la Izquierda Socialista.

Además de estos dos partidos, el millonario de 61 años ha dicho que tiene la intención de entablar un diálogo con otras dos fuerzas de la actual oposición, los comunistas de Rødt y los ecologistas de MDG, que consiguieron ocho y tres escaños, respectivamente.

Las negociaciones, informales y formales, prometen ser largas y delicadas.

El Partido de Centro, que defiende principalmente los intereses del mundo rural, y la Izquierda Socialista, preocupada por la justicia social y la protección del medioambiente, se oponen en muchos temas, incluso en cuestiones fiscales y de petróleo, ya que Noruega es el mayor productor de hidrocarburos de Europa occidental.

Aunque los tres partidos se aliaron durante el mandato de Jens Stoltenberg, el predecesor de Jonas Gahr Støre como líder laborista, los centristas dijeron durante la campaña que se negarían a gobernar con la Izquierda Socialista, una línea que parece haberse moderado en los últimos días.

"Vamos a participar en las discusiones a las que nos invitó Jonas Gahr Støre y vamos a ver qué resulta, pero por el momento nuestra alternativa preferida es con SP (centristas) y AP (laboristas)", dijo este martes la número uno del Partido del Centro, Marit Arnstad.

Durante una conferencia de prensa, el jefe de la Izquierda Socialista (SV), Audun Lysbakken, lamentó las "puertas cerradas de antemano".

"No hay mayoría (de izquierda) sin SV y eso quiere decir que todos aquellos que quieren un nuevo gobierno deben tener en cuenta a SV", subrayó.

No se prevé un nuevo gobierno hasta dentro de varias semanas.