AFP . 5 junio
El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo chino, Xi Jinping, ingresaron a una sala para las conversaciones en el Kremlin en Moscú el 5 de junio del 2019. Foto: AFP
El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo chino, Xi Jinping, ingresaron a una sala para las conversaciones en el Kremlin en Moscú el 5 de junio del 2019. Foto: AFP

Moscú. Implicado en una pulseada comercial con Donald Trump, el presidente chino Xi Jinping se reunió este miércoles con “su mejor amigo”, Vladimir Putin, también frío con los estadounidenses, para darle una “nueva chispa” al acuerdo entre Rusia y China.

Antes de una recepción en su honor en el Kremlin, una velada en el Teatro Bolshói, una visita a dos pandas chinos prestados al zoológico de Moscú y de una intervención en la principal cita política y económica de Rusia, Xi Jinping fue recibido durante varias horas por Vladimir Putin, multiplicando cumplidos y declaraciones de amistad.

Después de firmar una declaración conjunta con su homólogo con el fin de abrir una "nueva era" de sus vínculos, Putin elogió ante la prensa las relaciones que "han alcanzado un nivel sin precedentes".

Las posiciones de Moscú y Pekín, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, que a menudo votan al unísono, son "muy cercanas o totalmente coincidentes" en la mayoría de los asuntos internacionales, como el programa nuclear de Corea del Norte, el Conflicto en Siria, la crisis en Venezuela o el acuerdo nuclear iraní, dijo.

Sin embargo los dos países fijaron "nuevos objetivos ambiciosos" destinados a "fortalecer aún más la cooperación" y "contribuir a la prosperidad" de sus pueblos, destacó Vladimir Putin en esta cita para celebrar los 70 años del establecimiento de las relaciones entre ambos países.

Xi Jinping también devolvió elogios al presidente ruso a quien definió como “su mejor amigo” y dijo que esperaba que “la tradicionalmente fuerte amistad ruso-china brille con un nuevo impulso”.

Las dos potencias tienen en común relaciones particularmente tormentosas en la actualidad con Washington, por diferentes motivos.

"Estoy convencido de que esta visita concluirá con nuevos éxitos impresionantes" en las relaciones bilaterales "que irán cada vez mejor", declaró Xi, al inicio de su encuentro con Putin en el Gran Palacio del Kremlin.

"Estos últimos años, las relaciones entre Rusia y China alcanzaron un nivel sin precedentes, debido a su participación directa", destacó por su parte Putin.

La tradicional "diplomacia del panda" china también se hizo sentir con la visita de Xi Jinping y Vladimir Putin a dos pandas gigantes prestados durante 15 años en el zoológico de Moscú.

El préstamo “es un signo de respeto especial para Rusia”, dijo Putin a los periodistas. “Estos animales son un símbolo de China, y apreciamos mucho este gesto de amistad”.

Posteriormente, Xi viajará jueves y viernes a San Petersburgo donde será el invitado de honor del Foro Económico, que reúne a dirigentes y representantes de unas 1.800 empresas rusas y extranjeras de 75 países.

Refuerzo de nexo

Xi y Putin deberán también firmar una declaración común sobre "el refuerzo de las relaciones, de la asociación a nivel global y la cooperación estratégica, que ingresan en una nueva era".

Además de los tradicionales lazos de amistad, China “es el más importante socio comercial de Rusia”, recordó el martes un consejero del Kremlin, Iuri Ushakov.

En un contexto de fuertes tensiones entre Rusia y países occidentales, el intercambio comercial entre Moscú y Pekín aumentó 25% en el 2018 para alzar “un nivel récord de 108.000 millones de dólares”, aseguró Ushakov.

Rusia, cuya economía está siendo duramente golpeada por sanciones europeas y estadounidenses desde el 2014 por la crisis en Ucrania y la anexión de Crimea, "se está dirigiendo realmente del mercado europeo al mercado chino", señaló el analista ruso Alexander Gabuiev.

Al mismo tiempo, China se convirtió en "un inversor muy importante" en la economía rusa, y mantiene financiamiento público y privado en Rusia, recordó el analista a AFP.

Desde una perspectiva política, el acercamiento de los dos países parece revelar coincidencias.

"Las posiciones de Rusia y China son muy próximas o coinciden completamente en la mayoría de los asuntos internacionales", dijo Ushakov.

Las relaciones ruso-estadounidenses están seriamente dañadas por las acusaciones de injerencia electoral y numerosos desacuerdos sobre desarme. En tanto, China y Estados Unidos están enfrascados en una interminable guerra comercial.

En ese cuadro, en sus conversaciones Xi y Putin se proponen “reafirmar su apoyo mutuo (...) y asegurar que los lazos chino-rusos no serán afectados por los cambios en la situación internacional”, adelantó por su parte el viceministro chino de Relaciones Exteriores, Zhang Hanhui.