AFP. 8 octubre, 2018
Meng Hongwei dio el discurso inaugurar del Congreso Mundial de Interpol, el 4 d ejulio del 2017, en Singapur.
Meng Hongwei dio el discurso inaugurar del Congreso Mundial de Interpol, el 4 d ejulio del 2017, en Singapur.

Pekín. El expresidente de Interpol y viceministro chino de Seguridad Pública, Meng Hongwei, quien estuvo desaparecido más de diez días, fue acusado el lunes por Pekín de aceptar sobornos.

El Ministerio de Seguridad Pública afirmó que Meng “aceptó sobornos y es sospechoso de haber violado la ley”, sin dar más precisiones sobre estas acusaciones ni las condiciones o el lugar de su probable detención.

La autoridades francesas iniciaron el viernes una investigación por la desaparición de Meng, quien había partido de Francia hacia China, mientras que su esposa dio cuenta el domingo de su preocupación sobre la situación del funcionario dos semanas después de que le envió en un mensaje de texto un emoticono de un cuchillo.

Su caso puede afectar los esfuerzos de Pekín por obtener mayores puestos en las organizaciones internacionales, pero representa también un revés para la organización de cooperación policial Interpol, con sede en Francia, de la que una de sus principales tareas es localizar a personas desaparecidas, según los analistas.

Interpol dijo el domingo que Meng dimitió y que sería reemplazado temporalmente por el representante surcoreano hasta que se organice una nueva elección en noviembre, horas después de que la comisión central de inspección disciplinaria del Partido Comunista Chino, a cargo de la represión de la corrupción de funcionarios, señaló que Meng Hongwei era investigado por violar la ley.

El Ministerio de Seguridad Pública chino publicó un comunicado el lunes para afirmar que Meng aceptó sobornos y que la investigación “expresa claramente” la determinación “del camarada Xi Jinping” en su lucha contra la corrupción.

No dio más detalles sobre las acusaciones, ni precisó si se lo acusa de sobornos por sus funciones ministeriales o por las que ejercía en Interpol.

“Demuestra que nadie está por encima de la ley, sin excepciones. El que viole la ley será seriamente investigado y severamente castigado”, añadió el comunicado que precisó que otros sospechosos de aceptar coimas junto a Meng serán investigados.

Meng, de 64 años, es el último funcionario chino de alto nivel en caer por la campaña contra la corrupción lanzada por el presidente Xi Jinping desde que llegó al poder a fines del 2012. La campaña, popular en la opinión pública, sancionó a más de 1,5 millones de dirigientes y se sospecha que es utilizada para eliminar opositores internos en la mira de Xi.

Pero el caso de Meng, quien escaló posiciones en el aparato de seguridad chino cuando estaba dirigido por un rival del presidente Xi, es inédito en una gran institución internacional.

Grace Meng, esposa del presidente de Interpol, Meng Hongwei, revisaba su teléfono cellular -el domingo 7 de octubre del 2018- en el lobby de un hotel en Lyon, Francia.
Grace Meng, esposa del presidente de Interpol, Meng Hongwei, revisaba su teléfono cellular -el domingo 7 de octubre del 2018- en el lobby de un hotel en Lyon, Francia.

El rival de Xi, Zhou Yongkang, purga actualmente una pena de prisión a perpetuidad tras ser condenado en el 2015 por corrupción, abuso de poder y divulgación de “secretos de Estado”.

El primer presidente chino de Interpol, nombrado a fines del 2016, fue visto por última vez el 25 de septiembre cuando dejaba Lyon (este de Francia), donde Interpol tiene su sede central.

La dimisión del jefe de Interpol podría complicar los esfuerzos del país más poblado del mundo para estar más representado en las organizaciones internacionales.

“Las organizaciones internacionales van a quizás pensarlo dos veces antes de decidir si designan a un jefe chino”, manifestó desde Washington la sinóloga Bonnie Glaser, del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales.

El sábado, el secretario general de la organización policial de 192 países miembros, el alemán Jürgen Stock, pidió a China una “clarificación” sobre la situación de Meng.