Josué Bravo.   15 septiembre
“Esta administración tendrá un ánimo de reforma hasta que sus fuerzas lo permitan, porque así lo requiere el tiempo, así se requiere de nosotros”, afirmó Carlos Alvarado durante su discurso en la plaza de la Democracia. Foto Alonso Tenorio

El desarrollo logrado por el país a través del Estado social de derecho en áreas como la educación, la cultura, la técnica y las ciencias ha sido parcial, porque las bondades de ese sistema no ha cobijado a todo los costarricenses.

Por consiguiente, esa herramienta, como medio de desarrollo, tiene nudos, no ha sido capaz de reducir la desigualdad y debe fortalecerse a través de cambios.

Así lo aseguro esta mañana el presidente de la República, Carlos Alvarado, en la Plaza de la Democracia, San José, donde se comprometió a seguir liderando cambios en el país para beneficiar a las mayorías.

“Esta administración tendrá un ánimo de reforma hasta que sus fuerzas lo permitan, porque así lo requiere el tiempo, así se requiere de nosotros”, afirmó.

En esa plaza, a la par de los presidentes de los otros poderes supremos del Estado, frente a su gabinete y diplomáticos acreditados en el país, Alvarado pronunció un discurso de 13 minutos en el acto de celebración del 198 aniversario de la Independencia de Costa Rica.

Carlos Alvarado, presidente de la República, al momento de colocar una ofrenda floral al pie del Monumento de los Héroes de la Campaña Nacional, ubicado en el Parque Nacional, minutos después de las 7 a. m. Foto Alonso Tenorio.

“El Estado social de derecho construido en Costa Rica es un gran logro. Habiendo dicho eso, ciertamente requerimos cambios y requerimos reformas.

“Porque una vez que el instrumento no es capaz de desatar todo el potencial de crecimiento económico y reducir los niveles de pobreza como anhelamos, una vez que ese instrumento no es capaz de llevar justicia, reducir la desigualdad y más bien la perpetua, ese instrumento pierde sus fortalezas.

"O si no está apto para afrontar retos del presente y el futuro como el cambio climático, significa que ese instrumento maravilloso heredado tenemos que remozarlo, actualizarlo, tenemos que fortalecerlo”, insistió el mandatario.

Para lograr remozarlo, el presidente demandó trabajar juntos como país, como ha ocurrido en Costa Rica a los largo de casi 200 años de vida independiente.

“Como país debemos liberar todo el potencial humano, económico, social y ambiental. Ello no ocurrirá sin esfuerzo, sin trabajo. Eso no será un regalo del tiempo. Mi llamado es seguir trabajando en conjunto, en democracia, en el diálogo común, en la diversidad”, urgió.

El mandatario sostuvo que esos cambios no deben procurar la destrucción de dicho sistema, a pesar de que considera que este se ha convertido en un fin en sí mismo, alejado de la gente.

Entre los presentes destacaba Fernando Cruz, presidente de la Corte Suprema de Justicia, poder del Estado que se eximió de aplicar medidas de ahorros contenidas en la reforma fiscal, como el ajuste de pluses salariales de sus casi 14.000 trabajadores que limitan el crecimiento exponencial del gasto.

El pasado mes de agosto, cuando la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, ordenó recortar ¢2.500 millones en el presupuesto del Poder Judicial 2020, el magistrado criticó la decisión.

“Esto es como un homenaje al Estado de derecho, es un homenaje que ella (Aguilar) hace (...). Es una buena muestra de cómo se respeta entre los poderes. Si usted no hace lo que yo digo, entonces tomo represalias”, reaccionó Cruz.

El mandatario Carlos Alvarado, y la primera dama, Claudia Dobles, disfrutaron del desfile de la Independencia e incluso se tomaron foros con los concurrentes. Foto Alonso Tenorio
Emotiva celebración

El presidente Alvarado abrió los actos oficiales de celebración muy temprano, las 7:05 a. m., con la tradicional ofrenda floral al pie del Monumento de los Héroes de la Campaña Nacional, ubicado en el Parque Nacional.

El mismo tributo lo rindieron, por separado, los embajadores de Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala acreditados en Costa Rica, así como el alcalde de San José, Johnny Araya.

A esa actividad también asistieron miembros de su gabinete, el presidente del Congreso, Carlos Ricardo Benavides, y el cuerpo diplomático.

Minutos después, el presidente y la primera dama, Claudia Dobles, caminaron juntos por el bulevar de la Asamblea Legislativa, hacia la Plaza de la Democracia, donde pronunció su discurso central.

Posterior al acto, que fue tanto solemne como festivo por la participación de grupos de bailes folclóricos y música de la Orquesta Sinfónica Juvenil, el mandatario encabezó por unas pocas cuadras el desfile escolar de independencia.

Fue el primer año que Alvarado lideró estas festividades sin amenazas de protesta.