AFP. 3 abril, 2019

La Paz. Bolivia comenzó a usar este miércoles un puerto sobre la Hidrovía Paraná-Paraguay, que desemboca en el Atlántico, para su comercio de ultramar, a cinco meses de un fallo adverso en La Haya sobre su reclamo marítimo a Chile de una salida soberana al océano Pacífico.

Bolivia utiliza habitualmente puertos chilenos desde que se quedó sin costa en 1879 para mover casi la totalidad de su comercio internacional.

El primer buque que llegó para por esa ruta atlántica “tiene la capacidad para cargar 84 contenedores, con una manga (ancho) y una eslora (longitud) la más grande que ha entrado a nuestro sistema del canal Tamengo” que comunica con la hidrovía, explicó Bismarck Rosales, gerente del puerto Jennefer, en la frontera boliviano-brasileña.

Bolivia ha estado usando con preferencia los puertos de Arica e Iquique, en el norte chileno, para el grueso de su comercio de exportación e importación, pero después del fallo de octubre pasado de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, ha optado para considerar otras vías.

La CIJ rechazó en octubre pasado la demanda de Bolivia contra Chile para obligar a este país a negociar una salida al mar, pues negó peso jurídico a las argumentaciones de La Paz de que su vecino le había hecho ofertas durante el último siglo para resolverle su enclaustramiento, tras perder una guerra a fines del siglo XIX.

El gobierno de Evo Morales ha señalado, desde entonces, que buscará potenciar su comercio por el puerto peruano de Ilo y otros tres privados (Jennefer, Aguirre y Gravetal) en la frontera boliviano-brasileña, hacia el Atlántico.

Rosales dijo a la televisora Unitel que “esta es una muestra de que se pueden recibir distintos tipos de buques, es un día histórico para las aguas bolivianas de que ya no es más un proyecto ni una posibilidad de salir al Atlántico con carga en general”.

El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, informó de que el buque saldrá con cemento hacia Paraguay y madera hacia China, aunque aún no se conocían volúmenes.

El buque que atracó en Jennefer tiene una capacidad de 84 contenedores, según la explicación oficial.