Política

Biden anuncia ‘cumbre por la democracia’ virtual para diciembre

El encuentro tendrá como temas principales la defensa contra el autoritarismo, la lucha contra la corrupción y la promoción de derechos humanos

Washington. El presidente estadounidense, Joe Biden, reunirá en diciembre mediante videoconferencia a jefes de Estado y de gobierno para una “cumbre por la democracia”, una cita que se vislumbra como un desafío a China y una alternativa al encuentro tradicional del G20.

La reunión virtual, el 9 y 10 de diciembre, congregará a jefes de Estado y de gobierno, así como representantes de la sociedad civil y del mundo económico “de un diverso grupo de países democráticos”, informó la Casa Blanca en un comunicado.

Un año después, Biden planea reunir de nuevo a los mismos participantes, preferiblemente en persona, para evaluar los avances sobre tres temas principales: “Defensa contra el autoritarismo, lucha contra la corrupción y promoción de derechos humanos”, según el texto.

Washington no especificó qué países están invitados a esta cumbre que se presenta, sin decirlo, como una alternativa al G20 y un desafío a China.

Los líderes del G20, que está integrado por las principales economías e incluye regímenes autoritarios como China y Arabia Saudí, deben reunirse a fines de octubre en Italia.

La invitación lanzada por Estados Unidos expande además el marco restringido del G7, el club de las más poderosas democracias, en el cual los países emergentes y latinoamericanos no están representados.

“El desafió de nuestro tiempo es demostrar que las democracias pueden mejorar las vidas de sus ciudadanos y atender los grandes problemas que enfrenta el mundo”, explicó el texto, retomando un tema recurrente de Biden.

Reconstruir alianzas

El mandatario estadounidense ha expresado su deseo de asumir nuevamente el rol de “líder del mundo libre” que tradicionalmente se otorga al ocupante de la Casa Blanca, luego de las políticas aislacionistas de su antecesor, Donald Trump.

El expresidente republicano había, durante sus cuatro años en la Casa Blanca, desestimado cualquier enfoque multilateral en beneficio de los intercambios bilaterales, con frecuencia conflictivos.

La Casa Blanca describió la cumbre como “una oportunidad para los líderes mundiales de escucharse unos a otros y a sus ciudadanos, compartir éxitos, impulsar la colaboración internacional y hablar de manera honesta sobre los desafíos de la democracia” en el mundo.

El gobierno estadounidense argumenta que Biden, que acaba de anotarse un logro importante con la aprobación en el Senado de un gigantesco plan de infraestructuras, de alguna manera ya está mostrando el camino.

“Durante sus primeros seis meses en el poder, el presidente reavivó la democracia en casa al vacunar a 70% de la población, aprobar un plan de relanzamiento económico y lograr el avance de un proyecto de ley, con apoyo bipartidista, para invertir en infraestructura y competitividad”, expresó la Casa Blanca.

“Y ha reconstruido nuestras alianzas con nuestros socios y aliados democráticos”, agregó.

La cifra de 70% se refiere a los adultos que han recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus. La mitad de la población de Estados Unidos está completamente vacunada.

En su gira europea de junio, Biden había propuesto a las democracias occidentales del G7 un vasto plan de infraestructuras que rivalizara con la Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda de China.

Además, encabezó una cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para abordar el caso del país asiático de manera más explícita que nunca.