30 enero, 2014

Washington. EFE. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió ayer, al iniciar una gira por cuatro estados, el alza del salario mínimo y un plan para ayudar a millones de ciudadanos a ahorrar para la jubilación, dos de las propuestas más destacadas de su discurso sobre el Estado de la Unión .

Al igual que en años anteriores, Obama se embarcó en un recorrido para impulsar las medidas que presentó el martes por la noche en su intervención ante el Congreso.

“Tratar bien a los trabajadores no es solo lo correcto, es una una inversión”, afirmó Obama en su primera parada en Lanham, Maryland, en un centro de la cadena de tiendas Costco, a la que puso como un ejemplo de empresa que ha actuado por su cuenta para pagar mejores salarios a sus empleados.

De acuerdo con el mandatario, nadie que trabaje a tiempo completo “debería tener que criar a su familia en la pobreza.

“Si trabajas duro, deberías poder pagar el alquiler, hacer la compra y cuidar a tus hijos”, destacó.

Obama volvió a pedir al Congreso que eleve el salario mínimo, actualmente en $7,25 la hora, y recordó también que mediante una medida ejecutiva anunciada anteayer, su gobierno aumentará a $10,10 la hora el sueldo mínimo de algunos trabajadores federales.

Repitió que no esperará al Congreso, porque EE. UU. “no puede esperar” y tomará medidas unilaterales, siempre que pueda, en favor de la recuperación económica y para fortalecer de la clase media.