AFP. 10 octubre, 2018
Joaquín 'el Chapo' Guzmán, escoltado por la Policía mexicana, el día de su extradición a Estados Unidos, el 20 de enero del 2017.
Joaquín 'el Chapo' Guzmán, escoltado por la Policía mexicana, el día de su extradición a Estados Unidos, el 20 de enero del 2017.

Nueva York. El juicio de quien Estados Unidos considera el mayor narcotraficante del planeta, el mexicano Joaquín el Chapo Guzmán, comenzará el 5 de noviembre aunque sus abogados aseguren que no están listos para defenderlo, anunció el miércoles el juez a cargo del caso.

Acusado de cometer 17 delitos, incluido el envío de más de 200 toneladas de cocaína a Estados Unidos como jefe del cartel mexicano de Sinaloa, el Chapo, de 61 años, enfrenta la cadena perpetua si es declarado culpable. Se anticipa que su proceso durará unos cuatro meses.

“Es imposible, francamente, estar preparado para el juicio”, dijo el abogado del acusado, Jeffrey Lichtman, al juez federal de Brooklyn Brian Cogan, en la última audiencia antes del inicio del juicio.

Vestido con un traje de presidiario azul, el Chapo, en prisión desde su extradición a Estados Unidos en enero del 2017, entró al tribunal sonriente y estrechó la mano de sus abogados antes de colocarse los auriculares de traducción simultánea.

Su abogado afirmó desde junio que el acusado no colaborará con las autoridades estadounidenses y que no se declarara culpable.

Su esposa, la joven reina de belleza Emma Coronel, quien anteriormente ha salido en su defensa, no estuvo esta vez presente en la audiencia.

Quejas de la defensa

Lichtman, que se sumó oficialmente al equipo que defiende a el Chapo en setiembre, pidió aplazar el juicio para examinar las decenas de miles de documentos, fotos y videos presentados por el Gobierno estadounidense como evidencia.

"La idea de que podemos representar a este hombre de manera competente simplemente no es verdadera", se quejó.

No es la primera vez que el equipo legal de Guzmán se queja por las reglas impuestas de parte del jurado. En febrero del 2018 el propio “Chapo” calificó de injusta la medida que le impedía hablar con familiares para acceder a los fondos que pagarían los honorarios legales.

El juez Cogan rechazó, sin embargo, su pedido por segunda vez, y le pidió que no volviera a reclamar la misma cosa.

“Lo único que queremos es un juicio justo”, manifestó luego Lichtman a la prensa. “Hay demasiados documentos (...) Este proceso es demasiado grande” y los abogados de El Chapo “solo somos tres”.

El juez estima que el proceso, que analizará unas 300.000 páginas de evidencia, durará unos cuatro meses.

Un enorme secreto rodea el proceso de el Chapo, autor de dos espectaculares fugas de prisiones mexicanas, y responsable –según la Fiscalía– de “cientos de actos violentos”, incluidos asesinatos y secuestros.

La mayoría de los documentos presentados por el Gobierno están bajo secreto de sumario y se prevé que la selección de los 12 jurados que decidirán si el acusado es o no culpable también se mantenga cerrado al público, a la prensa y al propio acusado.

El jurado, que será escogido de una selección inicial de mil personas, será anónimo; es decir, nadie sabrá los nombres de sus integrantes ni sus profesiones ni dónde viven.

Dos periódicos estadounidenses, Newsday y The New York Times, reclamaron al juez más acceso de la prensa al proceso.

El juez Cogan se mostró abierto a este pedido, pero no ha tomado aún una decisión.