Política

A Corea del Norte le preocupa si Donald Trump ha vuelto a ‘chochear’

Las autoridades de Pionyang dieron de plazo hasta final del año a Washington para que presentase concesiones en la negociación del tema nuclear

Pionyang. Corea del Norte reaccionó a las recientes declaraciones de Donald Trump sobre Kim Jong Un preguntándose si el presidente estadounidense no está volviendo a “chochear”, lo que augura una nueva guerra de insultos en vísperas del fin del ultimátum norcoreano.

Las autoridades de Pionyang dieron de plazo hasta final del año a Washington para que presentase concesiones en la negociación del tema nuclear, actualmente paralizada. El norte amenaza con cambiar de estrategia si Estados Unidos no presenta ninguna oferta.

Trump y el líder norcoreano, Kim Jong Un, cuyos países se enfrentaron en la devastadora guerra de 1950-1953, intercambiaron insultos y amenazas de apocalipsis nuclear en el 2017, antes de que protagonizaran un acercamiento histórico al año siguiente.

Pero las negociaciones sobre la desnuclearización de Corea del Norte están paralizadas desde el fiasco del encuentro de los dos jefes de Estado en Hanói, en febrero.

En Reino Unido, donde participó en la cumbre de la OTAN, Trump dijo que no descartaba una acción militar contra Pionyang.

“Está claro que les gusta lanzar cohetes, ¿verdad? Es por eso que le llamo el ‘hombre cohete’”, manifestó el presidente estadounidense recurriendo a uno de los apodos favoritos con que suele tratar a Kim Jong Un.

La réplica de Corea del Norte llegó el jueves por la noche. Para la viceministra de Relaciones Exteriores, Choe Son Hui, estas declaraciones carecen de “cortesía con la dirección suprema (...) de la RPDC”, las iniciales oficiales de la República Popular Democrática de Corea.

"Si esto significa utilizar expresiones como las de hace dos años cuando se libraba una guerra de palabras a lo largo del océano... sería un desafío muy peligroso", advirtió en un comunicado difundido por la agencia oficial norcoreana KCNA.

Al nombrar a Trump y reproduciendo los insultos preferidos de Kim en el 2017, la viceministra agregó que cualquier repetición “debe ser diagnosticada como la recaída de la chochez de un chocho”.

En reacción al eventual uso de la fuerza en su contra, Corea del Norte ya había indicado el miércoles que “realizaría acciones equivalentes a todos los niveles”.

En la cumbre de la OTAN, el mandatario estadounidense dejó claro: Tenemos el Ejército más poderoso que hemos tenido nunca y somos de lejos el país más poderoso del mundo”.

"Esperamos que no tengamos que utilizarlo (...), pero si tenemos que hacerlo, lo haremos", advirtió.

La agencia KCNA es conocida por el uso en inglés de expresiones floridas y a menudo desfasadas.

Al expresidente estadounidense George W. Bush lo calificó de “hombre a medio terminar”. A la expresidenta de Corea del Sur Park Geun-hye fut, la trató de “bruja” y de “prostituta astuta”, y a Barack Obama de ser su “chulo”.