26 enero
La mayoría de víctimas se han dado por deslizamientos. Foto: AFP.
La mayoría de víctimas se han dado por deslizamientos. Foto: AFP.

Belo Horizonte. El número de muertos en deslizamientos de tierras y derrumbes de casas causadas por el violento temporal que azota desde hace días a Minas Gerais, en el sudeste de Brasil, subió este domingo por la tarde de 37 a 44, en una nueva tragedia que más de 30.000 desalojados en tres estados.

Según el último parte divulgado este domingo por la Defensa Civil local, la cifra de desaparecidos bajó de 25 a 19, mientras que el de heridos se mantuvo en 12.

Unas 17.000 personas están "desalojadas" por este temporal en Minas Gerais. Un total de 99 de los más de 800 municipios del estado fueron declarados en emergencia, entre ellos la capital Belo Horizonte, donde murieron 14 personas.

Los aguaceros afectan también a los estados vecinos de Rio de Janeiro y Espírito Santo (sudeste), donde hace una semana murieron nueve personas.

Las imágenes tomadas en el terreno y desde el aire muestran la magnitud del desastre: deslizamientos de tierras, casas derrumbadas, ríos desbordados, barrios inundados en varios municipios, carreteras cortadas y árboles, postes de electricidad y puentes caídos.

Las autoridades no divulgaron las identidades de los fallecidos, si entre ellos hay extranjeros ni las condiciones en que perecieron.

Uno de los cuerpos encontrados este domingo bajo los escombros fue el de una mujer en Vila Bernadete, un barrio de la periferia de Belo Horizonte, donde siete personas murieron en un derrumbe tras un deslizamiento que afectó a siete casas en una pendiente.

El chofer Audemar Carneiro, de 51 años, es vecino de las casas que cedieron y amigo de los fallecidos.

"Aquí nunca había acontecido algo sí, era un lugar bastante seguro, fuera de la zona de riesgo. En los últimos días llovió mucho. Fue una tragedia no anunciada", explicó a la AFP.

Carneiro es uno de los 17.000 vecinos que tuvieron que salir de sus casas, y desde hace dos noches duerme en casa de un amigo. Otros muchos fueron a refugios municipales.

En Sabará, un municipio de la región metropolitana de Belo Horizonte, varias personas limpiaban un restaurante que quedó inundado por el Rio das Velhas, que causó numerosos estragos a su paso, constató la AFP.

“Ya hubo tres inundaciones aquí, pero esta fue la peor”, lamentó el comerciante Antonio dos Santos Benfica.

Nota del redactor: Esta información fue actualizada con el nuevo corte de víctimas.