El Mundo

Es vergonzosa la actitud del gobierno de López Obrador con Daniel Ortega, dice Óscar Arias

El expresidente de la República, Óscar Arias, calificó de vergonzosa la posición del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, de México, con respecto a las elecciones en Nicaragua, en las que el régimen de Daniel Ortega tiene todo listo para extender su poder luego de que la oposición fue perseguida y sacada de la contienda.

El dos veces presidente de Costa Rica (1986-1990 y 2006-2010) reaccionó luego de que la delegación de México se abstuvo de votar, en la Organización de Estados Americanos (OEA), una resolución que pide elecciones libres en Nicaragua y la “liberación inmediata” de los opositores detenidos, al tiempo que se alerta sobre el deterioro de los derechos políticos.

“Es muy vergonzosa la actitud del gobierno mexicano de abstenerse en la reunión de la OEA. Demuestra que no le importa el sufrimiento del pueblo nicaragüense ni que la dictadura de Ortega-Murillo realice una elección fraudulenta e inaceptable para cualquier gobierno al que le quede una gota de dignidad.

“Sería muy penoso que el gobierno de López Obrador se una mañana al de Cuba y Venezuela reconociendo las elecciones en Nicaragua”, agregó Arias.

La resolución sobre Nicaragua en la OEA fue apoyada por 26 de los 34 miembros activos del bloque. Se abstuvieron México, Argentina, Barbados, Bolivia, Guatemala, Honduras y San Vicente y las Granadinas.

Para el expresidente costarricense, la abstención solo quiere decir que el presidente Manual López Obrador no está atento a su política exterior, la cual podría tener repercusiones por su apoyo a Nicaragua.

“Me imagino que en la Cancillería mexicana hay muchos funcionarios con simpatías hacia regímenes como el de Nicaragua y el de Venezuela.

“Creo que el presidente López Obrador no le da mucha prioridad a los pronunciamientos que hace su Cancillería y la verdad es que las consecuencias internacionales de esos pronunciamientos son muy negativas para el Gobierno de México y su pueblo”, agregó.

Arias también reprochó las elecciones que permitirán reelegir en Nicaragua a Daniel Ortega y a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

“Lo que se está haciendo es avalando una elección, donde el mundo entero sabe que no representará la voluntad del pueblo nicaragüense; en todas las encuestas, se sabe que es una ínfima minoría de los nicaragüenses la que apoya la dictadura Ortega Murillo”, manifestó el exmandatario.

Ortega, quien ocupa el poder ininterrumpidamente desde el 2007, aspira a su cuarto mandato consecutivo y, durante los últimos meses, el régimen ha detenido a 37 opositores, incluidos siete aspirantes a la presidencia.

La resolución de la OEA urgió “con vehemencia” al régimen de Ortega a realizar reformas electorales al señalar que Nicaragua no cumple con los criterios mínimos para realizar elecciones de conformidad con la Carta Democrática Interamericana, instrumento regional de defensa de la institucionalidad, lo cual “debilita la credibilidad” de la votación prevista para el 7 de noviembre.

En el mes de setiembre, Arias Sánchez denunció que las instancias democráticas en Nicaragua habían desaparecido y que el régimen orteguista debía ser reconocido como una dictadura en todas sus dimensiones.

Sus declaraciones las dio en el foro “Elecciones 7/11 Nicaragua: Un proceso ilegítimo”, organizado en San José por la Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano.

“En Nicaragua las instancias democráticas han desaparecido. Solo unos pocos fanáticos defienden el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Un demócrata, de izquierda o de derecha, debe reconocer que Nicaragua es una dictadura en todas sus dimensiones, en donde la separación de poderes ha desaparecido, los líderes de la oposición son presos políticos y la corrupción se ha adueñado del Estado”, dijo en ese momento.

Michelle Campos

Michelle Campos

Periodista en la sección de Política. Graduada como bachiller en periodismo en la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de licenciatura en Mercadeo. Ganadora de la Clase 8 del proyecto de periodismo colaborativo Punto y Aparte.