Organismos Internacionales

Tribunal de la ONU se declara competente para juzgar el litigio de Irán y EE. UU.

Teherán llevó a Estados Unidos ante la CIJ en el 2018, alegando que Washington había violado un tratado de amistad entre los dos países que se remonta a 1955

La Haya. La Corte Internacional de Justicia (CIJ), el principal tribunal de la ONU, se declaró este miércoles competente para dirimir una demanda de Irán, que pide la anulación de las sanciones nucleares estadounidenses reinstauradas por el expresidente Donald Trump.

El presidente de la CIJ, Abdulqawi Ahmed Yusuf, afirmó que el tribunal es competente "para tratar la solicitud presentada por la República Islámica de Irán", rechazando los intentos de Estados Unidos de anular el caso.

Teherán llevó a Estados Unidos ante la CIJ en el 2018, alegando que Washington había violado un tratado de amistad entre los dos países que se remonta a 1955.

Trump restableció las sanciones tras haber decidido que retiraba a Estados Unidos del acuerdo nuclear alcanzado en el 2015 con Irán, una decisión que contrarió a sus aliados europeos.

Según Estados Unidos, el tribunal de la ONU, con sede en La Haya, carece de jurisdicción para juzgar el caso y, por lo tanto, debe abandonarlo.

También afirma que las sanciones eran necesarias porque Irán representaría una "grave amenaza" para la seguridad internacional.

Los jueces del tribunal desestimaron finalmente el miércoles todas las objeciones estadounidenses.

En reacción al fallo de la Corte Internacional de Justicia, el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, dijo que era una "victoria" para Irán, en un mensaje en Twitter.

La CIJ fue creada por la ONU después de la Segunda Guerra Mundial para dictaminar sobre conflictos entre Estados miembros.

Ahora que el tribunal se declaró competente para juzgar el caso, la decisión final podría tardar en llegar meses o años.

El acuerdo nuclear del 2015 estipulaba que Teherán debía limitar su programa nuclear y permitir la entrada de observadores internacionales en su territorio a cambio del levantamiento de las sanciones impuestas por Occidente años atrás.

Después de la retirada de Trump del acuerdo, Irán invocó el "tratado de amistad" de 1955, anterior a la revolución islámica de 1979, durante la cual el sah proestadounidense fue derrocado y las relaciones con Estados Unidos se rompieron.

Según Teherán, la retirada del acuerdo del 2015 provoca “dificultades y sufrimiento” en el país y “arruina millones de vidas”.

Las condiciones de Biden

Washington puso fin oficialmente al tratado de amistad a finales de 2018, después de que la CIJ le ordenara aliviar las sanciones impuestas a los productos de carácter humanitario.

El acuerdo nuclear del 2015 -firmado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: el Reino Unido, China, Francia, Rusia y Estados Unidos, más Alemania- pende de un hilo desde la retirada de Estados Unidos.

El presidente Joe Biden ha expresado su apoyo a que Estados Unidos vuelva al acuerdo, pero insiste en que primero Teherán debe anular las medidas tomadas en protesta contra las sanciones impuestas por su predecesor.

El gobierno de Biden aduce que la política de Trump ha fracasado porque Irán se ha alejado del acuerdo nuclear y ha intensificado su oposición a los intereses estadounidenses.