AFP. 28 marzo
El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó por unanimidad, el 28 de marzo del 2019, una resolución para reafirmar sus decisiones de que los Estados deben prevenir y reprimir el financiamiento de actos terroristas y abstenerse de brindar cualquier forma de apoyo a entidades o personas involucradas en actos terroristas. Foto: AFP
El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó por unanimidad, el 28 de marzo del 2019, una resolución para reafirmar sus decisiones de que los Estados deben prevenir y reprimir el financiamiento de actos terroristas y abstenerse de brindar cualquier forma de apoyo a entidades o personas involucradas en actos terroristas. Foto: AFP

Naciones Unidas. El Consejo de Seguridad de la ONU ordenó este jueves a países de todo el mundo intensificar la lucha contra el financiamiento al terrorismo y asegurarse de contar con leyes que tipifiquen como delito grave financiar actos de terrorismo.

El Consejo adoptó de manera unánime un proyecto de resolución de Francia que fue la primera medida independiente dedicada específicamente a luchar contra el financiamiento del terrorismo.

La resolución llama a todos los estados a "asegurarse que sus leyes internas y normativas tipifiquen como delitos graves" los cometidos por quienes recauden fondos o proporcionen recursos económicos a las organizaciones terroristas.

La resolución vinculante fue redactada bajo el capítulo 7 de la Carta de Naciones Unidas, lo que significa que puede aplicarse con sanciones.

El jefe de la lucha contra el terrorismo de la ONU, Vladimir Voronkov, dijo al consejo que la medida "llega en un momento crítico", en que ataques recientes han demostrado que los grupos terroristas tiene acceso a flujos de financiamiento legales e ilegales.

La resolución urgió a los países a establecer unidades de inteligencia financiera para intensificar sus esfuerzos de lucha contra el financiamiento del terrorismo y a compartir información de sus investigaciones.

Marshall Billingslea, presidente del Grupo de Acción Financiera (GAFI) –organismo intergubernamental que lucha contra las transacciones financieras ilegales–, dijo que menos de una quinta parte de los países estaban aplicando leyes para enjuiciar a los sospechosos de financiar el terrorismo como criminales.

Billingslea dijo que la resolución podría también contribuir a detener el pago de rescate a grupos terroristas, que se ha convertido en su principal fuente de financiamiento.

"Los Estados no deben permitir que secuestradores y terroristas se beneficien por el pago de rescates", dijo Billingslea al consejo.

“Esto es crucial, en particular mientras el secuestro por rescate se ha convertido en la principal fuente de financiamiento utilizada por los remanentes del Daesh en el mundo”, dijo el consejo en referencia al grupo Estado Islámico (EI).

La resolución ayudará al GAFI a ejercer presión en más de 50 países para pasar una nueva legislación en la lucha contra el financiamiento al terrorismo.

El Consejo ha adoptado resoluciones destinadas a ahogar los ingresos del grupo yihadista Estado Islámico y de combatientes vinculados a al-Qaeda, incluido un importante texto del 2015 que permite la imposición de sanciones. Pero la última medida junta en una resolución varias iniciativas contenidas en una serie de resoluciones anteriores.