AFP.   28 junio
Representantes del presidente interino venezolano, Juan Guaidó, estuvieron presentes este viernes 27 de junio del 2019 en la Asamblea General en Medellín, Colombia. Ellos son Julio Borges (derecha), Carlos Veccio, embajador en Washington (centro), y el embajador en la OEA, Gustavo Tarre.

Medellín, Colombia. La Asamblea General de la OEA aprobó este viernes una resolución para pedir elecciones “libres” y rápidas en Venezuela, aunque un grupo de países encabezados por México votó en contra por no reconocer a la delegación del mandatario interino, Juan Guaidó, ante el organismo.

En el último día de deliberaciones, la OEA resolvió "instar a que se convoquen elecciones presidenciales libres, justas, transparentes y legítimas, lo más pronto posible" en Venezuela, según reza el documento votado en la ciudad de Medellín (noroeste) con 19 votos a favor, ocho en contra y seis abstenciones.

Los países que suscribieron la resolución reiteraron su apoyo a la delegación de Guaidó, reconocido por más de 50 países como presidente de Venezuela, “hasta que se celebren nuevas elecciones”.

Además, abogaron por “el acceso pleno y libre” a la asistencia humanitaria de “las poblaciones más vulnerables (...) afectadas por la crisis” en la otrora potencia petrolera.

Más temprano Colombia planteó una respuesta regional frente a la migración de venezolanos y pidió considerar la opción de darles el trato de refugiados, a raíz de un informe presentado por un grupo de trabajo del organismo.

Sin embargo, la resolución no se aprobó por consenso.

México lamentó "profundamente" que la OEA "se atribuya" facultades que no tiene.

Uruguay, por su parte, se apartó de la votación. El jueves abandonó la Asamblea en protesta contra el reconocimiento de un nuevo gobierno en Venezuela, según su vicecanciller, por “la vía de los hechos”.

Estados Unidos, en cambio, fue enfático contra Nicolás Maduro: "No es un hombre con el que podamos negociar. La salida definitiva de Maduro es el primer paso necesario para el restablecimiento de la democracia".

La otrora boyante economía petrolera hoy está sumida en la peor crisis de su historia moderna, agravada por la hiperinflación, proyectada por el FMI en 10.000.000% para 2019, y el desabastecimiento.

Caracas, reacia a reconocer la crisis migratoria, acusa a Bogotá de ser parte de un supuesto complot para derrocar a Maduro con el apoyo de Estados Unidos. Colombia niega con vehemencia esos señalamientos.