13 julio, 2013

Montevideo. EFE. Los países del Mercosur condenaron ayer en su cumbre semestral el espionaje de EE. UU. a varios países de la región y llamaron a consulta a sus embajadores en España, Francia, Italia y Portugal para que expliquen el incidente con el avión del presidente boliviano, Evo Morales, en Europa.

Los presidentes de Argentina, Cristina Fernández; Brasil, Dilma Rousseff; Venezuela, Nicolás Maduro, y Uruguay –país anfitrión del encuentro–, José Mujica, “condenaron” en una declaración las “acciones de espionaje” por parte de agencias de inteligencia de Estados Unidos, las cuales “afectan a todos los países de la región”.

Además, rechazaron “enfáticamente” la interceptación de las telecomunicaciones y las acciones de espionaje que, a su juicio, “constituyen una violación de los derechos humanos”.

Para el bloque regional, la actitud del gobierno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es una “conducta inaceptable y violatoria de las soberanías” que, además, “perjudica el normal desempeño de las relaciones entre naciones”.

Los países también exigieron el “cese inmediato” de las acciones de espionaje y las “explicaciones” pertinentes.

En relación con el incidente generado con el sobrevuelo del avión de Morales, con algunos países de Europa el 2 de julio, los mandatarios respaldaron la denuncia presentada por el Gobierno boliviano en razón de “la grave violación de los derechos humanos”.

Además, los mandatarios Fernández, Rousseff, Mujica y Maduro decidieron, a manera de protesta, llamar a consulta a sus embajadores en Italia, Francia, Portugal y España, y al mismo tiempo citar a los representantes diplomáticos de esas naciones europeas para comunicarles la decisión.