AFP. 25 agosto
Este manifestante demandó el domingo 25 de agosto del 2019, en Bayona, Francia, que el G7 actúe contra el cambio climático y la justicia social.
Este manifestante demandó el domingo 25 de agosto del 2019, en Bayona, Francia, que el G7 actúe contra el cambio climático y la justicia social.

Biarritz, Francia. Los líderes del Grupo de los Siete (G7) se pusieron de acuerdo este domingo en ayudar a los países afectados por los incendios en la Amazonía “lo más rápido posible”, en una cumbre en Francia marcada por una visita relámpago del jefe de la diplomacia iraní para intentar desbloquear la crisis entre Teherán y Washington.

“Estamos todos de acuerdo para ayudar lo más rápido posible a los países afectados por estos incendios”, dijo el presidente de Francia, Emmanuel Macron, anfitrión de este foro de grandes potencias reunido en Biarritz, en referencia a los fuegos que asolan una parte de la selva amazónica.

Las imágenes del pulmón del planeta en llamas han levantado una ola de indignación mundial y llevaron este asunto al centro de las discusiones del G7, pese a las críticas de Brasil, que no forma parte de este grupo.

“Nuestros equipos están tomando contacto con todos los países de la Amazonia para que podamos concretar nuestros compromisos con medios técnicos y financieros”, añadió el mandatario francés, quién llamó a “movilizaciones de todas las potencias” ante esta “emergencia internacional”.

A su vez, rechazó además las críticas sobre una eventual intromisión en asuntos soberanos de otros países, y recordó que Francia es “uno de los nueve países amazónicos” a causa de la Guayana, territorio francés localizado en el noreste de Suramérica.

“La importancia de la Amazonia para estos países como para la comunidad internacional es tal -en términos de biodiversidad, oxígeno y lucha contra el calentamiento climático- que debemos proceder a una reforestación”, abogó el jefe de Estado.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, el único mandatario suramericano presente en la cumbre por invitación de Francia, abordó la emergencia de los incendios en la Amazonia con la canciller alemana, Ángela Merkel.

“Estamos estudiando una ayuda, sobre todo logística”, indicó Merkel a la prensa. “La ayuda de los Estados europeos será coordinada en Bruselas”, agregó.

Incursión de Irán

La cumbre, en la que participan los líderes de Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Canadá y Japón, estuvo también marcada por una visita relámpago del ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohamad Javad Zarif, quien aterrizó en Biarritz el domingo por la tarde.

La presencia de Zarif no había sido anunciada, pero fue orquestada por Macron, quien desde hace semanas intenta mediar para calmar la espiral de tensiones entre Irán y Estados Unidos.

El jefe de la diplomacia no se reunió con el presidente estadounidense, Donald Trump, afirmaron fuentes diplomáticas, pero la presencia de los dos hombres en Biarritz despertó esperanzas de una desescalada.

“El camino por delante es difícil. Pero vale la pena intentarlo”, escribió en Twitter Zarif tras reunirse con Macron y funcionarios británicos y alemanes.

El presidente Emmanuel Macron (tercero, izquierda), y el canciller francés, Jean-Yves Le Drian (segundo, izquierda), reunidos este domingo 25 de agosto del 2019 en Biarritz con el ministro iraní Mohamad Javad Zarif (segundo a la derecha, de espaldas).
El presidente Emmanuel Macron (tercero, izquierda), y el canciller francés, Jean-Yves Le Drian (segundo, izquierda), reunidos este domingo 25 de agosto del 2019 en Biarritz con el ministro iraní Mohamad Javad Zarif (segundo a la derecha, de espaldas).

Las autoridades francesas afirmaron que Trump estaba al tanto de su visita. “Trabajamos con total transparencia con los estadounidenses”, aseguró el Elíseo.

Robert Malley, jefe del grupo de reflexión International Crisis Group, consideró que esto era una señal de que Trump había dado “alguna respuesta positiva” a las propuestas de acuerdo de Macron. “Tal vez el presidente Trump le dijo al presidente Macron en privado que estaba abierto a algunas de estas ideas”, comentó.

Las autoridades francesas tacharon a las discusiones con Zarif de “positivas”, pero no trascendieron elementos sobre su contenido. Zarif se marchó de Biarritz al caer la noche.

Macron había mantenido conversaciones con Zarif en París en vísperas de la cumbre del G7 y ha estado dirigiendo los esfuerzos para que Teherán y Washington vuelvan a la mesa de negociaciones.

La política de Trump de aplicar la "máxima presión" sobre Teherán mediante sanciones que estrangulan su economía ha sido criticada por las potencias europeas, que consideran aumenta el riesgo de conflicto en Oriente Medio.

Los presidentes Donald Trump y Emmanuel Macron (derecha) conversaban antes de posar para la foto
Los presidentes Donald Trump y Emmanuel Macron (derecha) conversaban antes de posar para la foto "de familia" con los otros líderes del G7 e invitados, este domingo 25 de agosto del 2019 en Biarritz, Francia.

Macron ha instado al Gobierno de Estados Unidos a que ofrezca algún tipo de alivio a Irán, como el levantamiento de las sanciones sobre las ventas de petróleo a China e India, o una nueva línea de crédito para permitir las exportaciones.

A cambio, Irán volvería a cumplir con un acuerdo histórico de 2015 que limita su programa nuclear, del que Trump se retiró unilateralmente del año pasado.

Trump inflexible sobre China

Donald Trump afirmó el domingo que la cumbre del G7 iba "de maravilla", pero las fracturas entre el inquilino de la Casa Blanca y sus aliados saltaron a la luz en varios temas, incluyendo comercio.

El estadounidense excluyó cualquier desescalada en su guerra comercial con China pese a que los otros líderes del G7 le urgieron apaciguar las tensiones.

El presidente estadounidense no se arrepiente por la escalada de la guerra comercial con China, y solo “lamenta no haber subido aún más los aranceles” a los productos chinos, indicó una portavoz de la Casa Blanca.

Los siete miembros del club de democracias industrializadas acordaron también "reforzar el diálogo y la coordinación" sobre las crisis actuales con Rusia, pero estimaron que era "demasiado pronto" para pensar reintegrar a este país al foro, del que fue expulsado por la anexión de Crimea en 2014.

Trump, Macron y Merkel hablaron asimismo de la economía mundial con los otros líderes del G7, el británico Boris Johnson, el japonés Shinzo Abe, el italiano Giuseppe Conte y el canadiense Justin Trudeau.

En las últimas semanas, han aparecido señales preocupantes en grandes economías como Alemania, China y Estados Unidos, que hacen temer una desaceleración económica a nivel global.