AFP . Hace 6 días
Una foto de archivo tomada el 2 de febrero del 2019 muestra a iraníes visitando una exhibición de armamento y equipo militar en la capital, Teherán, organizada con motivo del 40 aniversario de la revolución iraní. Un embargo de larga data de la ONU sobre la venta de armas hacia y desde Irán expiró a principios del 18 de octubre del 2020. Foto: AFP
Una foto de archivo tomada el 2 de febrero del 2019 muestra a iraníes visitando una exhibición de armamento y equipo militar en la capital, Teherán, organizada con motivo del 40 aniversario de la revolución iraní. Un embargo de larga data de la ONU sobre la venta de armas hacia y desde Irán expiró a principios del 18 de octubre del 2020. Foto: AFP

Teherán. Irán declaró este domingo que expiró el embargo impuesto por la ONU a la venta de armas hacia y desde la República Islámica, en virtud del acuerdo sobre el programa nuclear iraní del 2015, mientras Estados Unidos amenazó con sanciones ante cualquier venta a Teherán.

“A partir de hoy, todas las restricciones sobre el traspaso de armas, actividades relacionadas y servicios financieros hacia y desde la República Islámica de Irán (...) se han levantado automáticamente”, indicó el ministerio iraní de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Este embargo, que prohíbe sobre todo la venta de armas y de equipos militares pesados a Irán, debía expirar el 18 de octubre en virtud de la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU, que confirmó el acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní firmado en 2015 entre Teherán y las potencias mundiales.

La cancillería iraní afirmó que este domingo fue "un día memorable para la comunidad internacional" y agregó que el mundo había permanecido al lado de Irán "haciendo caso omiso a los esfuerzos del régimen estadounidense".

En mayo del 2018, el presidente estadounidense, Donald Trump, sacó unilateralmente a su país del acuerdo sobre el programa nuclear iraní, cerrado en Viena, y restableció severas sanciones contra Irán.

En agosto, Estados Unidos fracasó en su intento de que el Consejo de Seguridad prolongara el embargo sobre las armas y restableciera las sanciones internacionales contra Irán, levantadas en virtud del pacto.

Rusia confirmó en setiembre su voluntad de desarrollar su cooperación militar con Teherán una vez que se levantara el embargo y China tampoco esconde su intención de vender armas a Irán después de este 18 de octubre.

“Así, la República Islámica de Irán puede procurarse las armas y los equipos necesarios de cualquier fuente sin ninguna restricción legal y únicamente en función de sus necesidades defensivas”, agregó el texto del ministerio iraní.

Sanciones estadounidenses

La República Islámica “puede igualmente exportar armamento defensivo en función de sus propias políticas”, precisó Teherán.

La reacción de Washington no se hizo esperar. El secretario de Estado Mike Pompeo afirmó que cualquier venta de armas a Irán provocaría sanciones.

“Estados Unidos está dispuesto a utilizar sus autoridades nacionales para sancionar a cualquier individuo o entidad que contribuya materialmente al suministro, venta o transferencia de armas convencionales hacia o desde Irán”, aseguró en un comunicado.

En su declaración del domingo, el ministerio iraní exhorta a Estados Unidos a "abandonar su enfoque destructor respecto a la resolución 2231" y recuerda que sus intentos fueron "rechazados categóricamente varias veces en los últimos tres meses por el Consejo de Seguridad".

En el caso de que se produjera una "violación sustancial de la resolución y de los objetivos" del pacto sobre el programa nuclear, indica el texto, "la República Islámica de Irán se reserva el derecho a tomar todas las contramedidas necesarias para garantizar sus intereses nacionales".

El ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, declaró en su cuenta de Twitter que la comunidad internacional había "protegido" el acuerdo sobre el programa nuclear y que el domingo instauró la "normalización de la cooperación de Irán con el mundo".

Trump argumenta –al contrario que las otras partes del acuerdo (Alemania, China, Francia, Reino Unido y Rusia)– que ese texto no ofrece suficientes garantías para impedir que Teherán se dote de la bomba atómica.

Irán; sin embargo, siempre ha negado querer dotarse de esa arma.

En Israel, otro enemigo jurado de Irán, el ministro de Defensa, Benny Gantz, tuiteó que con "la expiración del embargo sobre las armas a Irán, debemos más que nunca ser fuertes y determinados".

"Irán nunca fue un problema israelí, sino, ante todo, un problema mundial y regional", añadió.

Gantz prometió “seguir tomando todas las medidas necesarias, en acuerdo con nuestros socios, antiguos y nuevos, para impedir la expansión y el armamento de Irán”.