AFP. 15 marzo
Luigi Ventura, nuncio apostólico en Francia.
Luigi Ventura, nuncio apostólico en Francia.

París. La Fiscalía de París pidió el levantamiento de la inmunidad diplomática del nuncio apostólico en Francia, monseñor Luigi Ventura, objeto de una investigación por presuntas “agresiones sexuales”, informó este viernes.

Se presentaron cuatro denuncias contra el representante del Vaticano en Francia y tres de los denunciantes ya fueron interrogados por los investigadores, indicó una fuente cercana a la AFP. Al menos tres de los acusadores afirman que Luigi Ventura, de 74 años, les manoseó las nalgas.

Esta petición de levantamiento de la inmunidad tiene como objetivo que el nuncio dé testimonio ante la Justicia.

En este tipo de procedimiento, la petición se transmite a la Fiscalía General de París, antes de pasar al Ministerio de Justicia, que a su vez la transmite al de Relaciones Exteriores. Este último debe comunicarla al Estado en cuestión, en este caso el Vaticano.

El prelado italiano es objeto de una investigación de la Fiscalía de París a raíz de “agresiones sexuales” desde el 24 de enero.

Un hombre de unos 30 años denunció que Ventura le manoseó las nalgas durante una ceremonia en el Ayuntamiento de París, el 17 de enero.

Poco después, un empleado de la Alcaldía se presentó a la Policía y denunció que en una ceremonia idéntica en la sede municipal de París, pero realizada el año pasado, él también fue toqueteado con insistencia por el religioso.

Otras dos personas relataron después hechos idénticos de “manoseo de nalgas” en el 2018.

Diplomático de carrera del Vaticano, Ventura ejerce como representante diplomático de la Santa Sede en Francia desde el 2009. Antes, estuvo en la nunciatura de Brasil, Bolivia y Reino Unido.

Gracias a su función de nuncio apostólico, el embajador vaticano disfruta de inmunidad diplomática, y no puede ser forzado a presentarse a ofrecer testimonio ante la Justicia.

Los denunciantes y sus abogados escribieron al Ministerio de Relaciones Exteriores para exigir que Francia pida al Vaticano el levantamiento de esta protección diplomática.