Víctor Hugo Murillo S.. 26 septiembre
"La ONU debe buscar mecanismos para que se le dé más énfasis a la prevención de conflictos y no tanto a la atención" de los que ya existen, expresa Eduardo Ulibarri. Álbert Marín/archivo LN

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) afronta serios desafíos: desde la ofensiva del unilateralismo del Estados Unidos de Donald Trump, pasando por las tensiones generadas por la competencia entre ese país y China, y la necesidad de cambios de una entidad que está cumpliendo 75 años de su fundación.

“En el mundo que tenemos, si las Naciones Unidas desaparecieran o si se volvieran totalmente inviables, sería una catástrofe”, manifiesta Eduardo Ulibarri, quien fue embajador de Costa Rica ante ese organismo entre el 2010 y el 2014. Y recalca: la ONU, “con todas sus imperfecciones (...), es absolutamente necesaria e indispensable para el mundo actual”.

Este periodista, quien fue director del diario La Nación, hace un repaso -en una entrevista realizada el viernes- del momento actual del que considera “el organismo multilateral por antonomasia” y advierte sobre los retos que encara la organización surgida de los escombros de la Segunda Guerra Mundial, para -entre otros objetivos' contribuir a la preservación de la paz y el entendimiento entre los Estados.

No duda en señalar el cambio climático como el desafío más urgente. “Es inmediata la necesidad de actuar en función de poder evitar que a mediano plazo las consecuencias sean irreversibles”.

Así como está convencido del papel indispensable de la ONU, también considera necesario que esta setentona introduzca cambios que contribuyan a su mejor gobernanza y a hacerla más eficiente y menos burocrática.

La entidad inició esta semana el periodo de sesiones de la Asamblea General, marcado por la peculiaridad de que la pandemia de covid-19 obligó a que los mandatarios tuviesen que pronunciar sus discursos, pregrabados, por vía telemática.

(Video) 75 años de la ONU: su presente y sus retos