AP y AFP. 21 marzo
Álex Vanegas corría durante una marcha de protesta contra el gobierno del presidente Daniel Ortega en Managua,el 23 de julio de 2018. Tuvo que exiliarse en Costa Rica.
Álex Vanegas corría durante una marcha de protesta contra el gobierno del presidente Daniel Ortega en Managua,el 23 de julio de 2018. Tuvo que exiliarse en Costa Rica.

Washington. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) incluyó el jueves a Nicaragua por primera vez en un cuarto de siglo entre los países del continente que requieren un seguimiento especial debido al grave deterioro en la situación de los derechos humanos.

La Comisión dijo en su informe anual que incluyó a Nicaragua junto a Cuba y Venezuela debido a la instalación “de un estado de excepción caracterizado por el ejercicio abusivo de la fuerza pública para reprimir a las voces disidentes al gobierno” .

El documento describió como violaciones “masivas, graves y sistemáticas” el allanamiento, clausura y censura de medios de comunicación, la prisión o exilio de periodistas y líderes sociales, el cierre de organizaciones de la sociedad civil sin las garantías de debido proceso y el control del Poder Ejecutivo en los demás poderes públicos.

La CIDH contabilizó al menos 325 muertos, más de 2.000 heridos, 550 detenidos y enjuiciados, 300 profesionales de la salud despedidos y más de 80 estudiantes universitarios expulsados durante las protestas iniciadas en abril del 2018 contra el presidente Daniel Ortega.

La Comisión alcanzó en junio un acuerdo con Ortega para conformar un grupo de expertos independientes y un mecanismo especial de seguimiento. Sin embargo, el gobierno los expulsó en diciembre acusándolos de injerirse en asuntos internos.

Es la primera vez que la CIDH da a Nicaragua un seguimiento especial desde 1981-1993, período en el que América Central fue escenario de cruentos conflictos armados.

La Comisión, que mantiene un seguimiento especial sobre Venezuela desde el 2002, dijo que la agudización de situaciones estructurales que afectan los derechos humanos “ha derivado en la ausencia del Estado de derecho” en la nación suramericana.

Estudiantes participaron el lunes 18 de marzo del 2019 en una manifestación, en Managua, para recordar los 11 meses del inicio de las protestas antigubernamentales.
Estudiantes participaron el lunes 18 de marzo del 2019 en una manifestación, en Managua, para recordar los 11 meses del inicio de las protestas antigubernamentales.

La CIDH reportó que además de ejercer poderes extraordinarios gracias a la prórroga de un estado de excepción que no contó con la aprobación de la Asamblea Nacional, el gobierno de Nicolás Maduro reprime y persigue a la disidencia mientras ocurre una escasez aguda de medicinas y alimentos.

El órgano adscrito a la Organización de Estados Americanos dijo que mantiene a Cuba desde 1984 en seguimiento especial debido a restricciones arbitrarias al derecho de reunión impuestas por el gobierno comunista de Miguel Díaz-Canel.

También se refirió a la presencia de un único partido, la prohibición de asociarse con fines políticos, y la negativa a incorporar propuestas provenientes de grupos disidentes al gobierno, entre otras medidas que limitan los derechos de los cubanos.

En el ámbito regional, la CIDH incluyó entre los principales desafíos a la persistencia de la discriminación y violencia contra mujeres, personas LGBTI, afrodescendientes e indígenas, menores de edad, defensores de derechos humanos, periodistas y líderes sociales.

También se refirió al incremento de la represión de la protesta social, el uso excesivo de la fuerza para abordar la inseguridad ciudadana, la migración forzada, la persistencia de la impunidad en torno a la desaparición forzada y la gravedad de la situación de las personas privadas de libertad.

La CIDH es un órgano de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato es promover la defensa de los derechos humanos en la región. Está integrada por siete miembros independientes que no representan a sus países de origen o residencia.

Vuelta al diálogo

Los señalamientos de la CIDH respecto a Nicaragua se conocieron cuando, este jueves, el gobierno y la oposición regresaron a la mesa de negociación para dar una salida a la crisis política, un proceso que pondrá a prueba el compromiso del presidente Daniel Ortega de liberar en 90 días a cientos de detenidos en las protestas.

Las delegaciones retomaron las pláticas en la sede del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), en el sur de Managua, tras llegar el miércoles a un acuerdo de liberar a todos los opositores detenidos en un máximo de 90 días.

El nuncio Waldemar Sommertag respondió preguntas de la prensa después de que se reanudaron las conversaciones sobre la resolución de la crisis política del país, en Managua, el 27 de febrero del 2019.
El nuncio Waldemar Sommertag respondió preguntas de la prensa después de que se reanudaron las conversaciones sobre la resolución de la crisis política del país, en Managua, el 27 de febrero del 2019.

Este acuerdo es “un gran avance” y ese es el primer punto de la agenda del jueves, dijo el estudiante Max Jérez, delegado de la alianza opositora.

El lunes, la oposición se levantó de la mesa luego de que la Policía reprimió el sábado anterior a manifestantes opositores que pretendían marchar en demanda de la liberación de presos políticos.

El gobierno se comprometió a liberar a todas las personas que han sido detenidas en el contexto de las protestas que estallaron el 18 de abril del año pasado.