12 febrero
María Fernanda Espinosa, Hugo de Zela (centro) y Luis Almagro se aprestaban a exponer sus programas ante el Consejo Permanente de la OEA. Los tres aspiran a la Secretaría General.
María Fernanda Espinosa, Hugo de Zela (centro) y Luis Almagro se aprestaban a exponer sus programas ante el Consejo Permanente de la OEA. Los tres aspiran a la Secretaría General.

Washington. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, defendió este miércoles su gestión frente a los dos candidatos que desafían su aspiración de ser reelegido el 20 de marzo y que critican la “polarización”.

A pocas semanas de las elecciones programadas para el 20 de marzo, Almagro busca comprometer los 18 votos que necesita para ser confirmado en el cargo a la cabeza de la Organización con 34 miembros activos.

El diplomático uruguayo dijo en una presentación ante el Consejo Permanente en Washington que el primer desafío que enfrentó en 2015 fue recuperar la "relevancia de la OEA" y que su liderazgo devolvió a la institución "su lugar central como foro político hemisférico".

"Le hemos dado a la OEA la relevancia política que merecía, el papel de ser el foro político principal del hemisferio, le hemos dado a la OEA vigencia", dijo el actual secretario general.

Pero Almagro tiene dos rivales de peso: la excanciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa, quien fue presidenta de la Asamblea General de la ONU, y el peruano Hugo de Zela, un avezado diplomático.

En un intercambio ante el Consejo, los dos rivales de Almagro destacaron las críticas a la polarización en la Organización durante su mandato y resaltaron que ninguno de los dos se presentará a la reelección como secretario general en caso de ser elegidos.

Almagro -quien cuenta con el apoyo de Estados Unidos- defiende un estilo directo y describe al presidente venezolano, Nicolás Maduro, como un “dictador con todas las de la ley”, en tanto defiende herramientas polémicas como las sanciones económicas contra Caracas.

Actualmente, en la OEA la banca de Venezuela la ocupa Gustavo Tarre, un representante del líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países.

Espinosa, de 55 años, dijo en una entrevista con la AFP que un mandato suyo al frente de la OEA “cicatrizaría” la polarización y que impulsaría un diálogo con “hoja de ruta” para poner fin a la crisis en Venezuela.

Al tomar la palabra ante el Consejo Permanente, prometió "retirar el polvo y el olor a naftalina de la OEA".

Para la diplomática ecuatoriana, de 55 años, es necesario “comunicar más y mejor, eliminando posiciones personales”.

“Cuando se dice que con tener 18 votos somos eficaces, yo tengo mis dudas, son mayorías pírricas que permiten tomar una decisión coyuntural”, afirmó en relación con el mínimo de votos necesarios para sacar adelante una resolución en el organismo.

La candidatura de la excanciller ecuatoriana no fue presentada por su país -que apoya a Almagro-, sino por Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas.

De Zela afirma que si ganan Almagro o Espinosa, los países de la OEA seguirán polarizados y no habrá avances en la crisis venezolana.

El diplomático peruano expresó en su presentación que la Secretaría General “tiene que ser parte de la solución, su papel no puede ser exacerbar la crisis”.

“Frente a la polarización que existe en la región, lo que Perú ofrece con mi candidatura, es una candidatura de equilibrio de consenso, para que la OEA vuelva a ser el foro de encuentro”, manifestó De Zela, embajador de su país en Estados Unidos.

El diplomático peruano aseveró que la función del jefe de la OEA es “mantener una relación funcional con los Estados miembros” y que su papel “no reside en el protagonismo en las redes sociales”.