20 diciembre, 2009
 Una de las delegadas asistentes se toma un descanso mientras participa en una sesión de la Cumbre sobre el Clima, en la madrugada de ayer. | EFE
Una de las delegadas asistentes se toma un descanso mientras participa en una sesión de la Cumbre sobre el Clima, en la madrugada de ayer. | EFE

Copenhague. Reuters La cumbre sobre cambio climático de Naciones Unidas concluyó ayer con un acuerdo muy limitado, luego de que los delegados apenas “tomaron nota” de una iniciativa de Estados Unidos, China y otras potencias emergentes que quedó lejos de las metas originales.

El acuerdo –más débil que un tratado legalmente vinculante e incluso que un pacto político que muchos habían previsto– dejó muchos temas abiertos.

El texto establece una meta para limitar el calentamiento global a un aumento máximo de 2 grados centígrados sobre niveles preindustriales, considerado el umbral para los peores efectos del cambio climático que incluyen masivas inundaciones, sequías, aludes, tormentas de arena y aumento del nivel de los mares. Pero no especificó cómo se lograría.

También ofrece la posibilidad de crear un fondo de $100.000 millones en asistencia anual a naciones en desarrollo para el 2020, pero tampoco especifica de dónde saldrá el dinero.

“Esto es básicamente una carta de intenciones (...), pero no es preciso en términos legales. Significa que tenemos mucho trabajo que hacer en el largo camino a México”, dijo Yvo de Boer, jefe de la Secretaría de Cambio Climático de ONU.

En noviembre del 2010, México será anfitrión de otra ronda de negociaciones sobre el cambio climático. Los negociadores esperan poder llegar a un nuevo tratado para reemplazar el Protocolo de Kioto, lo que no se logró en Copenhague. Pero no hay garantías de éxito.

No vinculante. Tras los maratónicos diálogos entre 193 naciones a lo largo de varios días, la ONU solo “tomó nota” del nuevo acuerdo, un pacto no vinculante para luchar contra el calentamiento global negociado por Estados Unidos, China, India, Brasil y Sudáfrica.

La Unión Europea, que ya ha establecido ambiciosas metas de recorte de emisiones y alentado a otros a hacerlo, solo aceptó renuentemente el débil acuerdo al que finalmente se llegó.

En una tormentosa sesión , los diálogos llegaron al borde del colapso después de que Sudán, Nicaragua, Cuba, Venezuela y Bolivia se unieron para denunciar el plan liderado por Estados Unidos tras el retiro de cerca de 120 líderes al terminar la cumbre el viernes.

Fuentes cercanas a las negociaciones dijeron que los anfitriones daneses y los funcionarios de la ONU no habían tenido apoyo formal de los líderes y ministros para acordar un texto final, llevando al caos cuando finalmente se presentó el documento a una reunión plenaria de los 193 países.

Las negociaciones de la ONU operan por consenso. Bajo un compromiso para evitar el colapso, la decisión final daría a conocer una lista de los Estados a favor de un acuerdo y de aquellos en contra.

Una sesión plenaria final que se extendió toda la noche tocó su punto más bajo cuando un delegado sudanés dijo que el plan en África sería como el Holocausto al causar más inundaciones mortales, sequías, aluviones, tormentas de arena y la subida del nivel del mar.

Suecia lo refutó.