12 julio, 2014

México. AFP. El Gobierno mexicano adelantó ayer que prepara medidas para que los miles de migrantes, sobretodo centroamericanos, que cada año cruzan clandestinamente el país hacia Estados Unidos dejen de hacerlo en el peligroso tren de carga conocido como “la Bestia” .

“Eso que ven cotidianamente en las imágenes dejará de pasar porque es una decisión del Estado mexicano el no seguir permitiendo que migrantes de Centroamérica y también mexicanos corran riesgo en sus vidas arriba de este tren de carga ”, dijo el secretario (ministro) de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, a la emisora Radio Fórmula.

Se calcula que unos 200.000 extranjeros indocumentados cruzan anualmente la frontera de México en su ruta hacia Estados Unidos.

Buena parte de ellos se suben en algún momento a “la Bestia” exponiéndose a sufrir caídas y amputaciones o a ser víctimas de secuestros, asesinatos, violaciones y extorsiones a manos del crimen organizado que acecha esas rutas.

Emigrantes hondureños detenidos en la frontera EE. UU.-México. | AP
Emigrantes hondureños detenidos en la frontera EE. UU.-México. | AP

“No podemos seguir permitiendo que se corran riesgos, que se sigan perdiendo vidas y que nadie haga nada”, subrayó Osorio Chong, quien reconoció que esta situación es “responsabilidad” de la Administración federal.

“Vamos a poner orden (...) hasta esta fecha pareciera que no hay nada que hacer, y todo lo contrario”, enfatizó el funcionario, que prefirió no adelantar las medidas.

Sin embargo, Osorio Chong precisó que el plan se enfocará especialmente en las regiones sureñas de Chiapas y Tabasco, fronterizas con Guatemala, sin detallar si habrá más acciones a lo largo del recorrido del tren, que cruza prácticamente todo el país.

El lunes, el presidente Enrique Peña Nieto anunció en Chiapas la puesta en marcha de un plan llamado Programa Frontera Sur que busca ordenar el acceso de migrantes y atender especialmente el tráfico de menores solos.

Junto a su homólogo guatemalteco, Otto Pérez Molina, dijo que México otorgará visas gratuitas para que trabajadores de Guatemala puedan laborar en las regiones sureñas de Chiapas, Tabasco, Campeche y Quintana Roo, y también expedirá permisos para que guatemaltecos y beliceños puedan permanecer hasta 72 horas.