7 marzo, 2013

Ginebra. EFE. El número de sirios que han escapado de la guerra civil en su país ha superado –mucho antes de lo que todos los observadores humanitarios habían previsto– la barrera de un millón de personas, según las cifras aportadas ayer por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) .

La próxima semana se cumplirán dos años desde que el régimen de Bashar al-Asad optó por reprimir violentamente manifestaciones populares pacíficas, una decisión que llevaría a la formación de grupos rebeldes para enfrentarse con las fuerzas gubernamentales y a una guerra civil.

Según los últimos datos enviados por las oficinas del Acnur en la región, cerca de la mitad de refugiados son niños y de estos la mayoría tiene menos de 11 años.

La escalada de violencia –con ciertas áreas controladas por los rebeldes, que también dominan la franja norte que hace frontera con Turquía–, y el deterioro de los servicios básicos y el colapso de la economía, han acelerado fuertemente el éxodo en los últimos dos meses.

“Siria está dirigiéndose hacia un desastre de gran escala”, advirtió el director del Acnur, Antonio Guterres.

Agregó que su organismo y otros que asisten a los refugiados “hacen todo lo que pueden”, pero la capacidad de respuesta humanitaria tiene sus límites.

Etiquetado como: