5 marzo, 2013

Moscú (AFP). Rusia conmemora hoy el aniversario número 60 de la muerte del dictador soviético José Stalin, dividida entre quienes lo ven como un tirano que mató a millones de personas y quienes lo consideran un héroe que llevó a la Unión Soviética a la victoria en la Segunda Guerra Mundial y la convirtió en una superpotencia.

Cientos de personas colocaron claveles rojos en la tumba del dictador soviético que se encuentra en la Plaza Roja, donde fue enterrado en 1961 después de ser exhibido durante varios años junto a Lenin en el Mausoleo.

El papel de Stalin en la historia de Rusia ha dividido a la sociedad durante décadas.

Su imagen es utilizada abiertamente en el Día de la Victoria para celebrar el fin de la Segunda Guerra Mundial. En cambio, las purgas de los años 30, la mortífera colectivización del campesinado y la aterradora red de campos de trabajos forzados del Gúlag durante la era de Stalin, que mataron a millones de personas, están ausentes de los discursos públicos.

El primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, que fue presidente de 2008 a 2012, dijo que su opinión del legado de Stalin es “negativa” e incluso intentó una campaña de destalinización. Sin embargo, el presidente Vladimir Putin ha evitado evaluar al líder soviético.

Según un sondeo realizado este mes por el Centro Levada (independiente), el 49% de los rusos dijo que consideraba que el papel de Stalin fue positivo, mientras que 32% no estaba de acuerdo.

Etiquetado como: