AFP . 11 mayo
Migrantes rescatados descansaban en un albergue de la Media Luna Roja en la ciudad de Zarziz, Túnez, este sábado 11 de mayo del 2019.
Migrantes rescatados descansaban en un albergue de la Media Luna Roja en la ciudad de Zarziz, Túnez, este sábado 11 de mayo del 2019.

Túnez. Alrededor de 60 migrantes originarios en su mayoría de Bangladés murieron al naufragar su embarcación en la noche del jueves frente a las costas de Túnez, indicó el sábado la Media Luna Roja tunecina, que rescató a 16 supervivientes.

“Los migrantes (rescatados) contaron que salieron el jueves por la tarde en un barco que transportaba a unas 75 personas desde Zuara”, localidad costera de Libia, a 120 km al oeste de Trípoli, indicó Mongi Slim, responsable de la Media Luna Roja en el sur de Túnez.

"Luego fueron transferidos a una lancha neumática más pequeña, sobrecargada, que naufragó 10 minutos después, hacia medianoche" del jueves, agregó.

“Los migrantes aseguran haber pasado ocho horas en el agua fría, y haber sido salvados por pescadores tunecinos que alertaron a la marina tunecina”, afirmó.

Tres migrantes fueron hallados ahogados el viernes por navíos militares enviados al lugar, según el ministerio tunecino de Defensa. Tres barcos proseguirán este sábado las búsquedas, precisó a la AFP el portavoz del ministerio, Mohamed Zekri.

Entre los rescatados figuran 14 bangladesíes, un marroquí y un egipcio, según la Media Luna, que considera que no hay esperanza de hallar más náufragos con vida.

Estos supervivientes dijeron a la Media Luna que la embarcación, que se dirigía a Italia, transportaba únicamente hombres, entre ellos 51 bangladesíes, tres egipcios, varios marroquíes, pero también chadianos y personas de otros países de África.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) pidió el viernes “reforzar las capacidades de operaciones de búsqueda y rescate en toda la zona”.

“Si no actuamos ahora, es casi seguro que veremos nuevas tragedias en las semanas y meses que vienen”, advirtió Vincent Cochetel, enviado especial de ACNUR para el Mediterráneo.

Las autoridades italianas temen que los actuales combates en Libia impulsen a miles de africanos y libios a hacerse a la mar. El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, afirmó varias veces en abril que nadie sería autorizado a desembarcar en Italia.

A principios del 2019, el Acnur afirmó que “el Mediterráneo es desde hace varios años la vía marítima más cruenta del mundo para los refugiados y los migrantes (...)”.