Interés Humano

Al menos 20 países condenan a Cuba por arrestos y detenciones masivas tras protestas

Corea del Sur fue la única nación asiática que se sumó, mientras que desde Europa se apoyaron Austria, Polonia y Grecia

Washington. Una veintena de países, entre ellos varios latinoamericanos, se unieron este lunes al gobierno de Estados Unidos para instar a Cuba a respetar los derechos civiles y liberar a las personas detenidas por las protestas inéditas celebradas el 11 de julio en la isla.

Brasil, Colombia y Ecuador fueron algunos de los 20 estados que se unieron al Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en un llamamiento al gobierno comunista para que “respete los derechos y libertades legalmente garantizados del pueblo cubano” y “libere a los detenidos por ejercer su derecho a las protestas pacíficas”.

“Instamos al gobierno cubano a que preste atención a las voces y a las demandas del pueblo cubano”, dice la declaración conjunta, que también pide el fin de las restricciones de Internet.

“La comunidad internacional no vacilará en su apoyo al pueblo cubano y a todos aquellos que defienden las libertades básicas que toda persona merece”.

Otras naciones latinoamericanas que firmaron la declaración fueron Guatemala y Honduras, ambas estrechamente alineadas con la política exterior estadounidense.

El canciller cubano Bruno Rodríguez comentó en un tuit que el llamamiento de Blinken se basa en el apoyo “de un puñado de países que han sido presionados para acatar sus dictados”.

Señaló que Cuba cuenta con el respaldo de 184 naciones que piden a Estados Unidos eliminar el embargo contra la isla y emplazó a Washington a presentar pruebas que demuestren sus “calumniosas acusaciones”.

México a EE. UU.: levanten el embargo

Corea del Sur, aliada tradicional de Estados Unidos, fue la única nación asiática que se sumó, mientras que desde Europa se apoyaron Austria, Polonia y Grecia.

La declaración, sin embargo, no está firmada por aliados cercanos de Estados Unidos, como Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Japón y España, a pesar del entusiasmo que han mostrado por trabajar estrechamente con el presidente demócrata Joe Biden tras las turbulencias de su predecesor, el republicano Donald Trump.

Biden pretende hacer un frente común con sus aliados para presionar a Cuba, pero Washington ha estado tradicionalmente aislado en este tema.

De hecho, la Asamblea General de la ONU condenó, a finales de junio, por abrumadora mayoría y por 29.° vez el embargo impuesto contra la isla por Estados Unidos contra en 1962.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, propuso a Estados Unidos permitir nuevamente el envío de remesas a Cuba, como un primer paso para levantar el embargo.

“Podrían hacerse muchas cosas, solo sugiero una, con todo respeto, para las dos naciones: que se permita el que puedan recibir las familias de Cuba remesas de quienes viven y trabajan en Estados Unidos o en cualquier otro país”, dijo el lunes a la prensa el mandatario izquierdista.

Según López Obrador, “Biden debe tomar una decisión al respecto. Es un llamado respetuoso, desde ningún punto de vista injerencista, pero hay que separar lo político de lo humanitario”.

El gobierno de Biden impuso la semana pasada sanciones al ministro de Defensa de Cuba. Desde la Casa Blanca dicen estar buscando formas de restablecer el acceso a Internet y de permitir que los cubano-estadounidenses envíen dinero sin que el gobierno se quede una parte.

Cuba registró el 11 de julio manifestaciones inéditas en más de 40 localidades, en medio de la peor crisis económica de la isla en décadas y de un fuerte aumento de los contagios por covid-19. Las protestas dejaron un muerto, decenas de heridos y más de un centenar de detenidos.