AFP .   24 junio

México. Un sacerdote mexicano, acusado por la fiscalía capitalina de asesinar a un joven seminarista, permanecerá en prisión preventiva durante al menos tres meses, determinó este lunes un tribunal, un caso que ha provocado conmoción así como la movilización de feligreses en su defensa.

La Fiscalía ha asegurado que el caso cuenta con varias líneas de investigación y que aún no se sabe si el seminarista murió en la casa del sacerdote o en el paraje donde fue encontrado. Foto tomada de Twitter

El cura Francisco Javier Bautista Ávalos, detenido el jueves pasado, permanecerá en “prisión preventiva” para "la conclusión de la investigación complementaria”, reportó a la prensa el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México al concluir la audiencia.

La fiscalía de Ciudad de México acusó al prelado de “causarle la muerte” a Leonardo Avendaño, de 29 años, “ejerciéndole compresión en el cuello, y luego cubrir el cuerpo con una cobija y una bolsa”.

El cuerpo del joven seminarista fue encontrado el 12 de junio en su automóvil, estacionado en un paraje del sur de la ciudad.

El caso estremeció a los habitantes de la capital mexicana porque Bautista ofreció la misa de cuerpo presente de Avendaño.

De acuerdo con las investigaciones de la fiscalía, la noche del 11 de junio “la víctima llegó al domicilio” de Avendaño “y permaneció ahí varias horas”.

Durante la madrugada del 12 de junio, “se observó la salida del automóvil de la víctima” y las autoridades registraron su trayectoria hasta captar que iba “con dirección al lugar donde fue hallado” el cuerpo de Avendaño, añadió la fiscalía.

Ver más!

La fiscal Ernestina Godoy ha asegurado que el caso cuenta con varias líneas de investigación y que aún no se sabe si el seminarista murió en la casa del sacerdote o en el paraje donde fue encontrado.

Pero la defensa asegura que la víctima nunca estuvo en casa del sacerdote.

"No estuvo esa noche con él", Avendaño "nunca llegó a la parroquia", aseguró a la prensa el abogado de Bautista, Jorge Cuadra.

Decenas de feligreses bloquearon este lunes momentáneamente la avenida Insurgentes de la Ciudad de México, una de las más importantes de la capital, en demanda por la liberación del sacerdote.

Familias católicas que salieron a protestar defendieron al sacerdote en una carta enviada a la prensa.

"En cada comunidad que pisa”, Bautista “logra impactar de manera positiva y son cientos de personas que lo buscan a pesar de que haya cambiado de comunidad”, aseguran en la misiva.