Interés Humano

Suiza aprueba pasaporte covid en medio de fuertes tensiones

Documento facilita los viajes y está ‘a disposición de todos‘, pues las personas no vacunadas y que no tuvieron el virus pueden hacerse pruebas PCR para obtenerlo

Berna. Los suizos votaron sí este domingo a la ley que permite instaurar el pasaporte covid en el país, en plena quinta ola de la pandemia y tras una tensa campaña electoral que hizo temer nuevas manifestaciones durante la jornada. Según se desprende de las primeras estimaciones publicadas el domingo, por el instituto de sondeos Gfs.bern, la ley obtuvo el respaldo del 63% de los votantes, con un margen de error del 3%.

Este referéndum se celebró en un momento en que la nueva variante ómicron, calificada como “preocupante” por la Organización Mundial de la Salud (OMS), volvió a poner al planeta en estado de alerta. Como señal de las inusuales tensiones en Suiza, la policía bloqueó el domingo la plaza frente a la sede del gobierno y del Parlamento en Berna, en previsión de manifestaciones.

Los sondeos ya auguraban que la población iba a aceptar la ley, pero los opositores a las vacunas y al pasaporte covid organizaron numerosas manifestaciones en las últimas semanas, a veces prohibidas y salpicadas de violencia.

El aumento de las tensiones en Suiza, país reputado por su cultura del diálogo y donde se organizan referendos varias veces por año, creó una gran sorpresa. Muchos políticos, incluido el ministro de Sanidad Alain Berset, quien desde hace dos años encarna la lucha contra el coronavirus en el país alpino, fueron amenazados de muerte y ahora están bajo protección policial.

Los suizos votaron también el domingo una iniciativa popular sobre los cuidados de enfermería, que pide a la Confederación que garantice una “remuneración adecuada” de dichas prestaciones. Según la última encuesta del instituto Gfs.bern realizada el 7 de noviembre, 67% de los consultados apoyan la iniciativa de una remuneración adecuada para los cuidados de enfermería.

Estas votaciones se produjeron cuando Suiza, como otros países, experimenta un brote de infecciones de covid-19 desde mediados de octubre debido a la variante delta. Pero, a diferencia de otros países en el mismo caso, el gobierno helvético se negó, hasta ahora, a endurecer las medidas de control a nivel nacional, argumentando que la ocupación de las camas en cuidados intensivos por pacientes con coronavirus es relativamente baja hasta la fecha (20%). No obstante, el gobierno instó a los cantones a adoptar restricciones y pidió a la población que respete las medidas sanitarias básicas.

Endurecimiento extremo

Con una tasa de vacunación total del 65%, Suiza está atrasada en la cobertura de vacunación en comparación con otros países de Europa occidental. Es la segunda vez en menos de seis meses que la población debe votar sobre la ley covid. En junio, los ciudadanos la apoyaron con 60% de los votos en un primer referéndum.

Sin embargo, al modificarse la ley para dar más margen a las autoridades para luchar contra la pandemia y permitir la instauración del pasaporte covid, las personas en contra decidieron convocar un segundo referéndum. Los opositores rechazaron este “endurecimiento extremo e innecesario de la ley covid” y denunciaron el pasaporte covid, “que induce implícitamente a una vacunación forzada”. El conjunto de los movimientos políticos, con excepción de la derecha populista Unión Democrática del Centro (UDC), primer partido del país, apoyó la ley.

El gobierno afirmó que el pasaporte covid facilita los viajes y las estancias en el extranjero, permite la celebración de manifestaciones y está “a disposición de todos”, porque las personas no vacunadas y que no tuvieron el virus pueden hacerse pruebas PCR para obtenerlo.