AP. 6 febrero

Asunción. El presidente de Paraguay, Mario Abdo, viajó este miércoles a Costa Rica para asistir a una audiencia que definirá si su gobierno debe pagar una millonaria indemnización a dos opositores acusados de secuestro que denunciaron torturas.

“Vamos a Costa Rica a acompañar a las víctimas del secuestro y a defender las actuaciones de nuestras instituciones en su lucha contra la violencia en el Paraguay“, expresó el jefe de Estado en su cuenta de Twitter.

La audiencia programada para el jueves en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) abordará el caso de Juan Arrom y Anuncio Martí, dos opositores de izquierda, refugiados en Brasil.

Ambos denunciaron haber sido torturados en Paraguay para que confesaran su implicación en el secuestro de la empresaria María Edith Bordón de Debernardi en el 2002.

Su denuncia fue elevada a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que admitió la existencia de los hechos denunciados y recomendó que Paraguay pagara un resarcimiento. La defensa de Arrom y Martí solicitó una indemnización de $63 millones.

El gobierno de Abdo pidió, por su parte, a Brasil la revocatoria del estatus de refugiados del que gozan Arrom y Martí y su extradición a Paraguay para ser juzgados por el secuestro de la mujer.

Con su presencia en la Corte, el presidente de Paraguay pretende corregir la escasa importancia que le dieron al caso gobiernos anteriores y reducir las sanciones que podría recibir su país.

”El presidente estará en la audiencia como un observador más. Las presuntas torturas contra Arrom y Martí fueron investigadas y desestimadas”, expresó el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Castiglioni.

Los denunciantes refugiados en Brasil cuentan con 22 testigos y el gobierno tiene cuatro.

“Paraguay no pagará ni un dólar a los secuestradores”, enfatizó el vicepresidente paraguayo, Hugo Velázquez.

El jefe de Estado viajó a Costa Rica acompañado de la empresaria que acusa a Arrom y Martí de su secuestro.También lo acompaña el senador Fidel Zavala, cuya familia pagó un millonario rescate para su liberación de otro plagio, perpetrado por el denominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

Las autoridades aseguran que el EPP es una creación de Arrom y Martí.