AFP. 9 agosto
La población intentaba recoger el petróleo vertido por el cisterna Wakashio, este domingo 9 de agosto del 2020, cerca del Parque Marino Blue Bay, en la costa sureste de Mauricio. AFP
La población intentaba recoger el petróleo vertido por el cisterna Wakashio, este domingo 9 de agosto del 2020, cerca del Parque Marino Blue Bay, en la costa sureste de Mauricio. AFP

Port Louis. Miles de personas llegaron este domingo a la costa sureste de la isla Mauricio para participar en su protección ante la marea negra que se avecina procedente del buque Wakashio, que encalló en un arrecife a un centenar de metros de la costa.

“La gente ha entendido que tenían que tomar las cosas en su mano para proteger la fauna y la flora”, afirmó Ashok Subron, un militante ecologista llegado de la ciudad vecina de Maheburgo.

Centenas de voluntarios trataban de trenzar barreras flotantes de cáñamo y en tela para acotar la capa de carburante que escapa del buque encallado en un arrecife de Pointe d'Esny, no lejos del aeropuerto internacional de Mauricio.

Isla Mauricio combate derrame de petróleo

Otros, cubiertos de carburante y grasa, con mascarillas y guantes de caucho, trataban de recuperar de los baldes los productos que dejaba escapar el buque.

Entre 1.000 y 4.000 toneladas transportadas por el Wakashio ya se han vertido al mar, aseguró a la prensa Akihiko Ono, vicepresidente de Mitsui OSK Lines, que operaba el navío, perteneciente a una empresa japonesa que navega con pabellón panameño.

El primer ministro, Pravind Jugnauth, quien declaró el “estado de urgencia medioambiental”, convocó para este domingo una reunión de crisis de las autoridades.

Japón anunció el envío de un equipo de seis expertos para trabajar junto a los equipos de socorro franceses y locales.

El derrame de crudo se apreciaba el sábado 8 de agosto del 2020 cerca del Parque Marino Blue Bay, en la costa sureste de Mauricio. AFP
El derrame de crudo se apreciaba el sábado 8 de agosto del 2020 cerca del Parque Marino Blue Bay, en la costa sureste de Mauricio. AFP

La Policía mauriciana tenía previsto entrar este domingo en el Wakashio con el capitán del navío -un indio de 58 años- para recuperar los documentos sobre su navegación y las grabaciones de las comunicaciones.

Los veinte miembros de la tripulación del buque pudieron abandonar el barco sanos y salvos tras el accidente el 25 de julio.