AFP. 4 septiembre, 2019
El papa Francisco sube las escaleras para abordar un avión en su camino a Maputo, Mozambique, en el aeropuerto internacional de Roma, el miércoles 4 de setiembre del 2019. Foto: AP
El papa Francisco sube las escaleras para abordar un avión en su camino a Maputo, Mozambique, en el aeropuerto internacional de Roma, el miércoles 4 de setiembre del 2019. Foto: AP

Maputo, Mozambique. El papa Francisco partió este miércoles rumbo a Mozambique, primera etapa de una gira de siete días por tres países de África y el océano Índico golpeados por la pobreza, los conflictos y los desastres naturales.

El avión del Papa partió del aeropuerto de Fiumicino de Roma a las 8 a.m. (hora local) y llegará a Maputo, donde será recibido por el presidente mozambiqueño Filipe Nyusi, a las 6:30 p.m. (hora local).

Se calcula que miles de personas recibirán al "papa de los pobres" en Maputo, la capital mozambiqueña, que se prepara desde hace días para recibir a Francisco, 31 años después de la última visita de un pontífice, Juan Pablo II.

Se espera que decenas de miles de personas acompañen al Papa durante su visita, que culminará con una misa el viernes en el enorme estadio Zimpeto, en Maputo, la capital mozambiqueña.

En Mozambique, el papa Francisco insistirá en "la paz", la "preservación del planeta" y la importancia de "renunciar a las armas", el número dos del Vaticano, el cardenal italiano Pietro Parolin.

En un mensaje de video grabado antes del inicio del viaje, Francisco destacó la necesidad de “reconciliación fraternal en Mozambique y en África, la única esperanza para una paz sólida y duradera”.

En Mozambique, se espera que el Papa aborde el frágil proceso de paz del país, la devastación causada por dos ciclones este año y las próximas elecciones generales.

La visita al país, de tres días, se produce un mes después de que el gobierno mozambiqueño firmara un tratado de paz histórico con el antiguo grupo rebelde Renamo, reconvertido en el principal partido de la oposición, aunque nunca se desarmó del todo tras la guerra civil de 16 años que golpeó a esta excolonia portuguesa.

El Papa podría abordar también la cuestión del extremismo en el norte de Mozambique, donde los ataques yihadistas se cobraron más de 300 vidas en dos años.

Un grupo de monjas espera para ver al papa Francisco, antes de su llegada prevista cerca de la Nunciatura Apostólica en la capital, Maputo, Mozambique, el miércoles 4 de setiembre del 2019. Foto: AP
Un grupo de monjas espera para ver al papa Francisco, antes de su llegada prevista cerca de la Nunciatura Apostólica en la capital, Maputo, Mozambique, el miércoles 4 de setiembre del 2019. Foto: AP
Buen presagio

Esta visita será un buen presagio para un país en “crisis”, consideró Jaime Taimo, un estudiante de 21 años.

“Creo que con esta llegada las cosas van a cambiar (...) en el sentido de que podremos vivir en paz de nuevo, ya que hemos vivido en un conflicto constante”, aseguró. “Su llegada puede traer cosas buenas”, añadió.

A partir del viernes, Francisco visitará la gran isla de Madagascar, en el océano Índico, y su vecino Mauricio, mucho más pequeño.

La elección de viajar a algunos de los países más pobres del mundo se considera como un acto de solidaridad para un religioso que estuvo muy presente en las villas miseria de Argentina.

Durante su estadía en Mozambique el pontífice solo tendrá tiempo para visitar Maputo, para decepción de los habitantes de Beira (centro), donde el ciclón Idai mató al menos 600 personas y dejó a cientos de miles sin hogar en marzo.

En su mensaje de video, el Papa anticipó la decepción.

“Aunque no pueda ir más que a la capital, mi corazón se une a ustedes y los abraza a todos, en especial a quienes viven en la dificultad”, aseguró.

Con motivo de la excepcional visita del Papa a este país de mayoría cristiana, el gobierno dedicó, a pesar de la situación, 300.000 euros para los preparativos, según el ministro de Relaciones Exteriores, José Pachecho, incluyendo la reparación de la catedral de Maputo y de calles de la capital.

Fatima dos Santos, una ama de casa de 39 años, recorrió los 1.600 kilómetros que separan la ciudad de Quelimane (centro) de Maputo para tener la oportunidad histórica de ver al papa Francisco.

“Voy al (estadio) Zimpeto para conocer al Papa, que es nuestro gran salvador”, manifestó Dos Santos.

“Es la segunda vez que recibo a un papa en Mozambique”, añadió Dos Santos, quien era una niña cuando Juan Pablo II visitó el país.