AFP. 23 agosto
Jóvenes a bordo del Ocean Viking se preparaban para embarcarse en buques de la armada maltesa, el viernes 23 de agosto del 2019, después de estar varados durante dos semanas en el mar. Foto: AFP
Jóvenes a bordo del Ocean Viking se preparaban para embarcarse en buques de la armada maltesa, el viernes 23 de agosto del 2019, después de estar varados durante dos semanas en el mar. Foto: AFP

A bordo del Ocean Viking. Después de más de diez días a la deriva, un acuerdo entre países de la Unión Europea ha permitido el desembarco de las 356 personas rescatadas por el Ocean Viking, un alivio para las organizaciones humanitarias SOS Mediterranée y MSF, que se estaban quedando sin víveres.

Hacia las 5:30 p. m. (hora local) terminó la evacuación, que duró horas y media, de los migrantes, transportados a la isla de Malta a través de lanchas del Ejército maltés.

Tras esta operación, el Ocean Viking se dirigió a Marsella, donde se encuentra su puerto de amarre.

Como lo había anunciado el primer ministro maltés, Joseph Muscat, la evacuación se realizó en alta mar, fuera de las aguas territoriales maltesas. Los primeros migrantes que abandonaron el Ocean Viking deberían llegar a tierra firme hacia las 9 p. m. (hora local).

Muscat anunció este viernes en su cuenta de Twitter el acuerdo de repartición de los migrantes, con la participación de Francia, Alemania, Irlanda, Luxemburgo, Portugal y Rumania. “Ninguno se quedará en Malta”, añadió.

Francia precisó que va a recibir a 150 migrantes de los 356, después de haber confirmado hace tres días que acogerá a otros 40 migrantes de otro buque humanitario, el Open Arms, bloqueado en Italia.

El ministro del Interior francés, Christophe Castaner destacó que Francia ha demostrado “su solidaridad” y agradeció a las autoridades maltesas, en especial a su homólogo, así como al comisario europeo de Migraciones su mediación.

Malta acordó este viernes desembarcar a 356 migrantes que estuvieron varados durante dos semanas en la embarcación Ocean Viking. Foto: AP
Malta acordó este viernes desembarcar a 356 migrantes que estuvieron varados durante dos semanas en la embarcación Ocean Viking. Foto: AP

"Juntos hemos conseguido forjar una solución europea", escribió en Twitter.

"¡Es una buena noticia!, manifestó el coordinador de las operaciones de rescate del Ocean Viking, Nicholas Romaniuk, en declaraciones a la AFP.

"¡Buen trabajo! ¡Bravo! ¡Gracias Malta! ¡Gracias SOS! ¡Gracias a todos!" Fueron algunas de las reacciones de las personas a bordo, que recibieron la noticia del acuerdo europeo con aplausos, hurras y gritos de alegría.

¿Nueva política para la migración en Italia?

Los socorristas habían advertido este viernes que el barco se estaba quedando sin suministros. “Nos quedan cuatro días de raciones de comida estándar”, explicó un vocero de MSF a bordo.

Al barco, de 69 metros (220 pies), le fue negado la entrada a los puertos de Malta e Italia por lo que estuvo a la deriva 14 días en aguas internacionales entre Malta y Sicilia.

Se trata de uno de los últimos casos de enfrentamiento entre las autoridades de países europeos y las organizaciones humanitarias que rescatan migrantes en el Mediterráneo.

La mayoría de los migrantes en el Ocean Viking son hombres adultos y alrededor de dos tercios provienen de Sudán, otros de Costa de Marfil, Malí y Senegal.

A bordo también viajaban cuatro mujeres y cinco niños pequeños, de entre uno y seis años. Casi 100 son menores de 18 años.

Muchos fueron rescatados en aguas libias y presentaban síntomas de deshidratación severa y, en algunos casos, estaban casi desnutridos, contó el equipo médico del barco.

Los migrantes han contado su paso por Libia, devastada por el conflicto, los abusos y malos tratos padecidos, la detención arbitraria y hasta la tortura sufrida.

Otro barco humanitario, el MareJonio, operado por el grupo de izquierda italiano Mediterráneo, zarpó el jueves hacia las costas de Libia.

La embarcación había sido embargada por el ministro saliente del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, líder de la Liga, conocido por su política de mano dura contra la migración y cuyo gobierno cayó esta semana.

Por ello, la política contra la migración en Italia en este momento está en discusión y no se descarta que el cierre de los puertos a las naves humanitarias sea levantado.