AFP. 7 junio
Migrantes interceptados en las afueras de la costa libia cerca de la población de Gohneima,al este de Trípoli, en junio del 2018.
Migrantes interceptados en las afueras de la costa libia cerca de la población de Gohneima,al este de Trípoli, en junio del 2018.

Ginebra. La ONU denunció el viernes las condiciones “espantosas” en los centros de detención de inmigrantes en Libia, algunos de los cuales murieron de tuberculosis y otros centenares sobreviven con raciones alimentarias mínimas.

“Estamos profundamente preocupados por las condiciones espantosas en que los migrantes y refugiados son detenidos en Libia”, declaró un portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Rupert Colville, en un encuentro con la prensa.

"Unas 22 personas murieron a causa de la tuberculosis y otras enfermedades en el centro de detención de Zintan desde septiembre pasado", agregó.

Otras 60 personas que sufren tuberculosis fueron encerradas en un hangar, un verdadero "infierno", según el portavoz. Otras 30 personas, todas cristianas, que sufren la misma enfermedad, fueron trasladadas hacia el centro de Gharyan, cerca de la línea del frente.

Según Naciones Unidas, hay aún 3.400 migrantes y refugiados en los centros de detención en Trípoli, en medio de los violentos combates que sacuden los alrededores de la capital desde inicios de abril.

Estos enfrentamientos oponen a las tropas del mariscal Haftar, el hombre fuerte del este del país, a las fuerzas del Gobierno de Unión Nacional (GNA) dirigido por Fayez al Sarraj y con sede en Trípoli.

Pese a la violencia, los guardacostas libios siguen llevando a Libia personas interceptadas en el mar. Desde enero, más de 2.300 personas fueron internadas en centros de detención, según la ONU.

Colville explicó que el Alto Comisionado visitó recientemente el centro de Zintan, donde 654 migrantes y refugiados están detenidos en condiciones “equivalentes a penas donde los tratamientos inhumanos y degradantes” son usales y que pueden compararse a “la tortura”.

“Los encontramos en estado de malnutrición grave, privados de agua, encerrados en depósitos superpoblados que apestan a basura y tienen las letrinas tapadas”, dijo.

"Llamamos a las autoridades libias y a la comunidad internacional a velar para que los migrantes y los refugiados detenidos en esos lugares sean liberados inmediatamente", subrayó el portavoz.

El Alto Comisionado pide que las “evacuaciones, las reinstalaciones y las repatriaciones humanitarias voluntarias sean reforzadas y que se desarrollen las alternativas a la detención”.